Opinión

Salir a tu lado

 
1
 

 

Cámara de Diputados

–¿Cuánto pagaron en medios de comunicación para que les dieran tanta cobertura y cuánto a quienes promueven la iniciativa en los distintos estados de la República?

–Nada, ni un peso a medios ni a quienes la promueven.


La voz del otro lado del teléfono calló en seco. No podía creer lo que le acababa de responder. Me decía, con comprensible recelo, que eso sonaba poco común, que para poder impulsar estas cosas se necesita pagar operadores, espectaculares y pautas comerciales. Mi entrevistador dudaba que esta campaña tan visible pudiera subsistir sin una inyección descomunal de lana. Veía imposible una organización alentada por el ánimo y organización de las personas de este país.

Pero eso es justo lo que sucedió.

Mientras él me preguntaba, yo no dejaba de pensar en las personas que se acercaron al activismo de #SinVotoNoHayDinero desde el primer día. Mensajeras y mensajeros anónimos de este movimiento que con sus manos, sus ideas, talento o su tiempo, hicieron algo heroico logrando que la búsqueda de impulsar lo que sonaba a locura –reducirle los recursos a los partidos políticos– pudiera estar en la agenda política nacional.

Me acordaba de aquellas personas que imprimieron por sí solas calcas, playeras y carteles. Pensaba en quienes diseñaron ilustraciones para impulsar que más ojos conocieran sobre la iniciativa. Recordaba a aquellas personas que nos donaron agua durante las brigadas, a quienes organizaron asambleas, a quienes llamaron a la oficina de sus diputados y diputadas, a las y los que grabaron videos, redactaron columnas o reportajes, hicieron sus propios materiales informativos, a quienes se subieron al camión a hablar de la iniciativa.

¿Cómo olvidar a quienes hicieron la página oficial? Horas y horas de talento y talacha sin un peso a cambio, muchísimo tiempo invertido para explicar con claridad la iniciativa y en hacer accesible la información de quiénes nos representan.

El día de hoy será una fiesta: 52 actividades se desarrollarán en 36 ciudades distintas, en donde habrán rodadas ciclistas, conversatorios, brigadas informativas y actividades tan diversas como foros académicos, pegas de calcomanías o presentaciones de comedia políticas y, por un momento, 27 estados estaremos conectados por una misma idea.

Celebramos esta jornada nacional para promover que #SinVotoNoHayDinero sea votada a favor el próximo jueves en la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados. Esta votación llega un mes después de la primera sesión en la que se suponía que dicha Comisión discutiría la iniciativa. En esa ocasión me permitieron hacer uso de la voz y recordarles a las y los diputados que este era un buen momento para aprobar la propuesta, que de alguna manera tendrían que recordar que su deber es ser portavoces de una sociedad que quiere austeridad y representatividad por parte de la clase política.

En días pasados se ha logrado contar con el aval de las fracciones del PRD, PMC, PAN y también cuenta con el apoyo del diputado independiente Manuel Clouthier, lo cual es muy valioso pero aún debemos apretar más, pues esta iniciativa requiere cambiar la Constitución de nuestro país y, si pasa al Pleno, necesita que al menos 334 diputadas y diputados la voten a favor. Por eso será fundamental intentar lo imposible: convencer al PRI y a sus aliados para que se logre la cifra necesaria para que sea una realidad.

Más allá de las válidas e importantes críticas que podría recibir esta iniciativa legislativa, lo más importante de este esfuerzo ya no sólo tiene que ver con el resultado parlamentario. Lo que trasciende es la construcción de espacios de encuentro y una identidad compartida para todas las personas comunes que encuentran en esta una causa transversal, un sueño colectivo, un motor de activismo que aviva las conversaciones sobre lo político. Hoy vamos a salir a tu lado, a las calles, a defender lo que siempre fue nuestro: la democracia.

El autor es diputado independiente.

Twitter: @pkumamoto

También te puede interesar:
Él no es él, sin ellos
Fortunas electorales, ¿necesarias?
Instituciones, un privilegio de pocos