Opinión

¿Saldrá la Constitución de la CDMX?

  
1
  

  

El jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera, entregó el proyecto de Constitución al secretario general de la Cámara de Diputados, Mauricio Farah Gebara. (Edgar López)

Podemos verla como un recuento de derechos difíciles de cumplir en una ciudad que en este momento ha perdido hasta los recursos del fondo de capitalidad, también como magníficas intenciones al asegurarnos, en el papel, el derecho a una vida digna y a una sexualidad plena.

Y lo que tiene más difícil de creer e imposible de realizar es el derecho a la movilidad que plasman en la propuesta de Constitución, como si no supiéramos que en esta la ciudad de las marchas, mítines y plantones, aunque sean de 20 personas, lo menos importante es cómo se movilizan los individuos.

Pero también podemos verla como una Constitución maximalista en extremo, que como señala el senador Juan Carlos Romero Hicks, del PAN, tiene reiteraciones innecesarias, problemas de inconstitucionalidad, de invasión de esferas y una cantidad de derechos que son financieramente inviables.

Así está el texto base y de ese tamaño es el gran reto del Constituyente, que tiene sólo hasta el 31 de enero próximo para aprobar con mayoría calificada; es decir, dos tercios de los diputados el nuevo texto constitucional de la Ciudad de México.

Romero Hicks, diputado de la Asamblea Constituyente, señala que no quiere prejuzgar, pero que el texto constitucional se tendrá que rehacer casi por completo.

En el mismo sentido lo ve el senador priista Enrique Burgos, quien comenta que como presentó el proyecto el jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, no puede pasar porque se trata de que sea realista y objetivo.

Porque no puede ser un texto lleno de idealidades, por lo que requiere de un análisis sereno y muy juicioso para que esté ceñido a la Constitución del país.

También señala que todos los derechos que se mencionan requieren garantizar su viabilidad económica, política y social.

A tres meses y medio con un texto que provocó incertidumbre entre casi todos, la posibilidad de que se promulgue la Constitución el 5 de febrero parece un tanto lejana.

PUEDE RETROCEDER LA POLÍTICA DE GÉNERO
Feministas y funcionarios públicos están preocupados por el recorte de 200 millones de pesos al Instituto Nacional de las Mujeres, que además repercutirá en los apoyos que entregan a estados y municipios.

Consideran que ha sido muy difícil llevar a cabo las políticas de género, impactar contra la violencia intrafamiliar, así como el empoderamiento político de las mujeres, para que este recorte repercuta negativamente en el trabajo que se ha venido realizando.

Y para muestra de lo difícil que es este tema todavía en nuestro país, sólo debemos recordar a Rosa Pérez Pérez, quien tuvo que renunciar a la presidencia municipal de Chenalhó tras el secuestro de dos diputados y fue reinstalada por el Tribunal Electoral.

Al respecto, la decisión del EZLN de elegir a una mujer indígena para que sea candidata presidencial independiente en 2018 puede servir para frenar un poco la discriminación de la mujer en esas comunidades, todavía con grados exacerbados de machismo.

AUNQUE SEA CON UNA BANDERA
Ya que diputados y senadores simplemente se olvidaron de la iniciativa del Ejecutivo federal para los matrimonios igualitarios, de menos deberían apoyar a la comunidad LGBTTTI con una bandera del arcoíris en sus edificios, este 19 de octubre, Día Nacional contra la Discriminación.

Como lo hizo el gobernador de Rubén Moreira en el Palacio de Gobierno de Coahuila, y eso que el próximo año hay elecciones en esa entidad y el PRI dijo que esta iniciativa fue causal de su derrota del 5 de junio pasado en varias entidades, al menos eso aseguran en Aguascalientes.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Exigen a Ochoa escuchar a militancia
Pobre Veracruz
López Obrador aprendió