Opinión

¿Sabes cuáles son las seis etapas del duelo financiero?

Es difícil pensar que alguien no haya tenido al menos una crisis financiera como experiencia de vida. Sabemos que puede resultar difícil recuperarse, pero ese factor de resiliencia permite salir adelante en las adversidades.

Podríamos hacer una asociación de ideas en relación a las cinco etapas del duelo, porque al final del camino, como dice el dicho: “Palo dado ni Dios lo quita”; sin embargo, a diferencia de una pérdida de algún ser querido, el dinero es factible de regresar a nuestras manos.

Es válido entristecerse por una problemática financiera e incluso pasmarse por un momento ante la indefinición; el reto es seguir adelante.

1. Negación y aislamiento: una forma de profundizar las crisis de dinero es voltear hacia otro lado diciendo que “no pasa nada”. Es frecuente evitar la comunicación con la familia sobre los desajustes y eso por lo regular profundiza la problemática, porque el esfuerzo debe ser en conjunto.

2. Enojo:
En esta etapa sentimos que es culpa de todos, menos de nosotros mismos.

Responsabilizamos al sistema económico, a los bancos, a la empresa, al gobierno etcétera. El desafío es pasar rápido por este estado de ánimo, porque la solución se encuentra en el ámbito personal y quedarnos estacionados en la ira, aletarga la salida.

3. Negociación: Un primer intento de resolver es el buscar solucionar el enredo, pero a veces esto se recrudece, si dentro de ese “arreglo” hay un mayor apalancamiento con créditos. Es momento para el análisis y tener claras cuáles son las alternativas “menos dolorosas” porque hay costos asociados obvios.

4. Depresión: Un riesgo es quedar abatido ante el impacto de la crisis, porque tal vez implicó deshacerse de bienes, ocasionó molestias con la familia o impactó el nivel de vida en forma sensible. El quedarse en la etapa de depresión significa falta de acción y sumirse en la pena.

5. Aceptación: Es el último periodo en un duelo, porque implica hacerse a la idea de la pérdida y seguir viviendo sin la persona querida. En caso de las finanzas, es darle vuelta a la hoja y hacer un recuento de daños.

6. Aprendizaje y crecimiento. Agregaría otra etapa en el caso de la administración del dinero, que implica reflexionar sobre el acontecimiento para generar un cambio de acción e identificar oportunidades. Hay una infinidad de casos en los cuales después de una crisis se logra triunfar porque surgieron opciones que antes no tenían.

Twitter: @finanzasparami