Opinión

¿Sabes cómo invertir después de tu retiro? Aquí la fórmula

 
1
 

 

Estos son los errores al planear la jubilación

Si se tuvo la fortuna de haber reunido un capital de ahorro durante muchos años de trabajo y tienes cierta holgura financiera, después del retiro viene el reto de saber administrarlo con la intención de que dure todo el tiempo que reste de vida, disfrutar los hobbies, viajar e incluso dejar algo para los hijos y nietos.

El tema de la inversión después de la jubilación es muy importante porque al final del día es una resolución que se tomará aún cuando no se quiera.

Por ejemplo, hoy nos quejamos de bajas tasas de interés, pero en épocas inflacionarias la gente mayor cayó en la ilusión monetaria de altos rendimientos con una inflación muy alta. El resultado fue que aunque veían crecer su capital, cada vez podían comprar menos con ese dinero y terminó esfumándose.

La publicación Kiplinger, dedicada a las finanzas personales, abordó el tema y comenta que es necesario revisar las inversiones y determinar si el balance de la cartera es adecuado a las necesidades de seguridad, crecimiento y si los ingresos que tienes son suficientes para mantenerte física y emocionalmente cómodo.

En principio, hay que echar un vistazo a tres factores: las fuentes de entrada de dinero por la jubilación; la flexibilidad del presupuesto, y la capacidad para tolerar el riesgo.

A partir de ahí, se puede estructurar una cartera basada en una de dos estrategias de asignación de activos que ponen una alta prioridad a la seguridad: a) el enfoque de “recipientes” o b) el esquema de “cobertura de los básicos”.

Según la publicación Forbes la estrategia de “recipientes” es fondear las necesidades de flujo de efectivo mientras también se mantiene un portafolio de acciones y bonos. La idea es mantener el equivalente a uno o dos años de gastos de vida en forma liquida y usar el resto del patrimonio en otros activos volátiles con un potencial mayor de rendimiento para los años siguientes.

Por otra parte, la idea de la “cobertura de los básicos” tiene como objetivo que coincidan los gastos fijos con fuentes estables de percepciones como la pensión, seguros o rentas. El resto de los activos se invierte para proporcionar necesidades de confort, tales como viajes y entretenimiento, que presumiblemente puedan posponerse durante una caída del mercado de valores.

Si nos percatamos, ambos enfoques tienen el mismo punto de partida: la comparación de las fuentes regulares de entradas para los gastos mensuales. Este paso tiene como objetivo el cálculo de la brecha entre los ingresos y los gastos que necesitan ser cubierto por los ahorros.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Quieres hacer reír a Dios?, cuéntale tus planes
¿Cómo tomamos las decisiones económicas?
¿Quieres echarle un primer vistazo a un negocio?