Opinión

¿Sabes cómo encontrar tus ganancias máximas? 

  
1
 

 

Finanzas personales

El concepto de costo de oportunidad surge de una visión económica y da una óptica muy útil para tomar decisiones finas que trascienden a la valoración meramente contable. Por ello, es fundamental incorporarlo al manejo de las finanzas personales.

El costo de oportunidad es el valor de la mejor alternativa descartada. Es decir, y aquí viene lo interesante, además de considerar los costos directos asociados con un evento, hay que sopesar lo dejado de ganar por desechar opciones.

Derivamos una aportación económica adicional que no se encuentra explícita en una visión contable: la 'maximización' de las ganancias. Por tanto, más allá de alcanzar un rendimiento, debemos encontrar el 'máximo posible'.

Es importante hacer la aclaración de que el costo de oportunidad está determinado por el mercado y no por la percepción de quien hace el análisis.

¿Por qué es relevante en las finanzas personales? Veamos algunos ejemplos:

1.- Para las inversiones. Uno puede pensar que está resolviendo en forma eficiente sobre el recurso al depositarlo en un instrumento bancario; sin embargo, habría de preguntarse si estamos dejando de pasar una alternativa con un premio mayor y riesgo similar.

2.- En el entorno laboral. Es común conservar los puestos sin averiguar en el mercado si existe otro que genere un aumento en el ingreso. Esto tiene una implicación de doble vía: por una parte podría ser estímulo para abandonar la empresa, pero también para cuidar lo que se tiene porque carecemos de algo mejor.

3.- En el desempleo. Con frecuencia, quienes están desempleados se empeñan en conseguir un salario igual al puesto anterior. Habría que verificar si el mercado considera que ese es el costo de oportunidad verdadero (aunque nosotros tengamos una alta autoestima). En ese caso, el tiempo de búsqueda se incrementa y puede provocar frustración.

4.- En los negocios. Cuando uno elabora un plan para emprender, debe estipularse un ingreso mínimo aceptable para seguir adelante, que se vuelve el costo de oportunidad de dedicarse a dicha actividad. Si bien las compañías en sus inicios no ofrecen utilidades, sí habrá de basarse en las ganancias esperadas.

De estas idas se derivan muchas otras a tomar en cuenta, como las preferencias personales: qué tan adversos o amantes del riesgo somos, la información disponible a nuestro alcance, etcétera. Temas que conviene abordar con mayor detalle.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Esta columna busca convencer a los millennials de casarse
¿Por qué controlar la inflación?
¿Cuál debe ser mi estructura de gasto?