Opinión

Saber pelear

   
1
   

    

Problemas de pareja

Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad.
(Jean Paul Sartre)

Julio y Aura llevaban un año juntos y aunque platicaban con confianza, había cosas que no se atrevían a conversar ni a mostrar por miedo a ser decepcionantes. Los unía el deseo, las coincidencias intelectuales y las buenas intenciones. Una noche que Aura tenía hambre y se sentía triste llegaron a un restaurante y tuvieron que esperar 40 minutos para que les dieran una mesa. Julio estaba desconcertado, porque Aura no le dirigía la palabra. No sabía que la mezcla de hambre y tristeza la volvía muda. Aura no sabía que Julio odiaba que la noche no estuviera transcurriendo en paz y que sentía la obligación de hacer algo para remediarlo. Él la llamó infantil por no querer hablar y estalló la primera pelea entre ellos. Aura gritó, dijo que era amargada y malhumorada y que si alguien la quería de verdad, tendría que aceptarla así. Julio se sintió agredido y en el fondo asustado. Tenía miedo porque no la conocía tanto como para saber hasta dónde podía llegar cuando se enfurecía.

Los malentendidos, fallas de comunicación y situaciones tensas en general producen pleitos que son parte de la convivencia de cualquier pareja. La armonía no es equivalente a nunca discutir, sino a ser capaz de confrontar sin ofender y sin radicalizarse, buscando el aprendizaje oculto del desacuerdo.

Cierto grado de conflicto es casi tan importante como la armonía. Durante una discusión expresamos nuestra personalidad, frustraciones, miedos, expectativas grandiosas puestas en el otro, nuestra capacidad o incapacidad para controlarnos. De cómo pelean dos que se aman y de cómo resuelven los pleitos y aprenden de ellos depende en gran medida la consolidación o destrucción de la pareja.

John Gottman, especialista en parejas, dice que hay tres cosas que podemos hacer después de una pelea:

1. Cada uno habla de cómo se sintió durante la pelea: lastimado, abrumado, no escuchado, enojada, triste, incomprendido, rechazada, criticado, preocupado, inseguro, fuera de control, indignado, estúpido, con ganas de salir corriendo, solo, avergonzado...

2. Cada uno habla sobre cómo vivió la situación. Es fundamental validar y comprender la perspectiva del otro. Ninguna versión de los hechos es la correcta, porque son realidades subjetivas.

3. Aceptar responsabilidad personal por la pelea: “me he sentido irritable últimamente, estoy hipersensible, no te he dicho cómo me siento, estoy deprimido, no he hablado sobre mis necesidades, me siento harta, he estado necesitando un poco de soledad, etc”.

Después de pelear por primera vez, Julio y Aura entendieron que son distintos y se han conocido más profundamente. Ahora saben que ella es vulnerable a sentirse criticada o rechazada, porque creció con un padre que siempre encontraba fallas en ella. También aprendieron que Julio cree que debe lograr que los otros se sientan bien y que el enojo lo asusta. En relaciones pasadas vivió la furia descontrolada de un par de novias y creció con una hermana que solía destruir la casa cuando estaba enojada.

Que estalle el conflicto en una pareja con demasiada frecuencia y sin razón es indeseable, pero también lo es intentar conservar la paz a cualquier precio.

El pleito es una forma de negociación emocionalmente intensa, inevitable bajo ciertos estados de ánimo o bajo ciertas circunstancias que detonan recuerdos o emociones de otros momentos difíciles de nuestra vida.

Saber pelear es una habilidad relacional de los adultos, que son capaces de enfrentar temas difíciles sin huir o fingir que todo está bien; sin insultar, sin descalificar y sin cerrarse al diálogo.

Los pleitos pueden transformar una relación y hacerla avanzar hacia un nivel de mayor intimidad y cercanía. Dos que han peleado y que han sabido resolver los problemas o malentendidos con humildad, tienen más posibilidades de quedarse juntos en una relación honesta, frontal, humana y respetuosa.

* Vale Villa es psicoterapeuta sistémica y narrativa. Conferencista en temas de salud mental.

Twitter: @valevillag

También te puede interesar:
El miedo a vivir
Nunca me dices nada
Saltar