Opinión

Rutas con turbulencia

 
1
 

 

De Jefes.

La mitad de los costos de estas empresas mexicanas se pagan en dólares. Ya puede imaginar cómo andan en estos días.

Es de la aviación de lo que hablamos, sector que con esa moneda paga mantenimiento y arrendamiento de aviones, refacciones y turbosina.

Por el encarecimiento de esa moneda, Interjet, que dirige Miguel Alemán Magnani, pagó durante el tercer trimestre del año 41 por ciento más que en 2015 por el mantenimiento de sus aeronaves, en lo que también impactó el aumento de sus operaciones.

Aunque Interjet subió tarifas y amplió sus operaciones internacionales, eso no bastó para compensar sus mayores costos en dólares. Se estima que del total de sus ingresos, entre 18 y 25 por ciento son en esa moneda.

Los mayores gastos terminaron por incidir en una caída de 70 por ciento en su utilidad de operación del trimestre.

Ante la expectativa de que el dólar no baje, Alemán ya evalúa la reestructura de algunas rutas. ¿Cuáles? Aquellos destinos cuya ocupación es baja o inferior al promedio de la aerolínea. ¿Regresará la turbulencia financiera a las aerolíneas?

LO QUE VEN EN AIRBUS
No desabroche su cinturón. En donde ya vieron la oportunidad de colocar más aviones entre las aerolíneas ‘aztecas’ es en Airbus.

Para Frédéric Garcia, CEO de la firma de origen francés, el nuevo convenio bilateral aéreo entre México y Estados Unidos, que abre la frontera para que las líneas aéreas de ambas naciones aumenten sus vuelos entre sí, puede traer la demanda de más equipos, cosa que quieren capitalizar.

La empresa estima que 70 por ciento de los pasajeros que se mueven entre ambas naciones lo hacen vía las aerolíneas estadounidenses, mientras que el 30 por ciento restante es a través de las mexicanas. Ahora con el convenio bilateral esperan que esto pueda llegar a equilibrarse en 50 por ciento.

Se calcula que 60 por ciento de los nuevos aviones a entregarse a las aerolíneas mexicanas en el próximo lustro serán de Airbus, porcentaje que puede aumentar en los siguientes años, dependiendo de cómo evolucione la operación bilateral. A la fecha, los pedidos de Airbus suman 120 aviones, principalmente de VivaAerobus, Volaris e Interjet.

No va a gustarles en la estadounidense Boeing.

LOS 160 BARCOS QUE SE MUEVEN
A los navieros que prestan el servicio de transportación a Pemex, allá en el Golfo de México, les urge que el gobierno abra la llave de la inversión en la empresa para reactivar su negocio y evitar más quiebras.

Nos cuentan que Luis Ocejo, que lleva la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo, espera en su escritorio una llamada de José Antonio González Anaya, CEO de Pemex, para ver qué alianza pueden concretar con las firmas del gremio y con ello darles trabajo a los más de 160 barcos que están en los muelles sin actividad alguna.

La menor extracción y el bajo precio del petróleo tiene a los navieros en una de sus mayores crisis de la historia. Para estos jugadores, la solución a sus problemas está en la entrega de más recursos a la empresa productiva del Estado, ya que con ello extraería más crudo y les demandaría más servicio de carga. Con los recortes al gasto, no se ve fácil.

También te puede interesar:
¿A quiénes les duele más el dólar?
Turbulencia Monterrey-Acapulco
Azcárraga advierte riesgos con entorno actual