Propuesta
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Propuesta

COMPARTIR

···

Propuesta

14/12/2017
1
 

 

AMLO
,

Como dicen los que saben, vamos por partes. En su registro AMLO presentó su propuesta de gobierno: 1. Señaló que a partir del 1º de diciembre de 2018 imperará el Estado de Derecho democrático y se aplicará la ley. Propósito encomiable. Pero ¿cómo lo logrará con sólo su toma de posesión?. 2. Convocará al pueblo a hacer de la honestidad una forma de vida y de gobierno y predicará con el ejemplo. No explica como logrará transformar la mentalidad de los mexicanos en este aspecto. Dice bajará sueldos de alta burocracia para pagar más a todos, pero aún si acabase con los ingresos de mandos superiores, estos ahorros no alcanzan para subir salarios a maestros (más de un millón), enfermeras, médicos, soldados y un largo etcétera. 3. Promoverá el desarrollo en todo el territorio. No explica cómo lo hará.
Dice abatirá la vulnerabilidad de la CDMX ante sismos y resolverá problema de agua, y su solución es descentralizar el gobierno federal. No explica tampoco con qué recursos moverá oficinas y personal, cómo equipará a la ciudades receptoras y cómo se atenderá a los usuarios de los servicios con tal dispersión. 4. Rescatará al campo y a sus pobladores del abandono y la pobreza. Lo hará fijando precios de garantía. Olvida que una buena parte de los productores exportan y no puede aplicar esta medida, ni siquiera para comunidades marginadas. Hay dos campos en México, uno tecnificado, exportador, desarrollado, otro de subsistencia. Igualarlos implica mejorar condiciones pero por decreto de precios no se logrará.

Y continúa: 5. Atenderá con urgencia la grave problemática del sector energético. Va a detener la caída de la producción ¿con solo voluntad? No dice cómo hará la magia. Señala construirá dos refinerías más para no comprar gasolinas con lo que él define como sobreprecios al mercado internacional, olvida que el precio se regula por demanda. Va a rehabilitar hidroeléctricas y todo lo hará sin aumentar el precio de gasolinas, gas, electricidad, y más etcéteras, no explica cómo lo logrará. Solo voluntarismo.

Agrega: 6. El Estado impulsará el desarrollo económico y el mercado interno. Lo hará sin aumentar ni impuestos, ni deuda. ¿De dónde saldrán los recursos para lograr esta meta? ¿Es el Estado quien debe hacer esta función o son los actores económicos? ¿Vamos a un estatismo? ¿Hay siquiera los recursos para intentarlo? ¿Los ahorros de un presupuesto ya exiguo pueden proveer este dinero para vivienda, infraestructura y servicios, trenes, reconstrucción, damnificados? ¿Es el Estado quien debe crear empleos? La visión estatista y voluntarista prevalece, aunque asegura hará consultas, incluido el sector privado, y se protegerá el medio ambiente. 7. Garantiza a los jóvenes el derecho al estudio y al trabajo. ¿Ampliará oferta educativa y promoverá creación de empleos por arriba de crecimiento poblacional? No. Dará becas y apoyos económicos a estudiantes y a los llamados “ninis”. Nada de promoción educativa o cultural, algo hará en materia de capacitación según asegura y con ello, ¡listo! Problema resuelto, con la frase “becarios si, sicarios no”. ¡La delincuencia es solo un problema de pobreza!

Sin explicar de dónde saldrán los recursos para financiar a los jóvenes, además agrega: 8. Se duplicará la pensión para adultos mayores en todo el país. Para toda la población e incorporará pensión para discapacitados. Tampoco sabemos de donde se financiarán las pensiones, si las del ISSSTE y las del IMSS que se fondean con cuotas y recursos fiscales ya constituyen una pesada carga al erario. 9. Garantizará la educación gratuita a todos niveles. Para lograrlo propone dar marcha atrás a la Reforma Educativa. Recordemos es su promesa a la CNTE. Adereza que salud y deporte también se fomentarán. Reviste su compromiso con grupos del magisterio de una propuesta de mejora de enseñanza, pero ¿volverán privilegios para ocupar y heredar plazas? ¿ será de nuevo el Estado rehén de grupos sindicales, de sus privilegios y fueros? Dice que desterrará estas prácticas, pero con su propuesta, en el fondo las refuerza.

Sobre seguridad pública señala: 10. Se atenderán causas sociales y económicas que generan violencia. Se creará de nuevo la Secretaria con un mando único, iniciativa que sus legisladores han rechazado. Asegura diario habrá reunión de mandos presidida por él y creará la Guardia Nacional. E insiste, para lograr la paz recurrirá a la amnistía, previa consulta. No explica alcances, ni mecanismos, ni actores con los que se dialogará. Parece recurre a una viejo dicho, muerto el perro se acabó la rabia. Si ya no hay delincuentes por el perdón, pues ya no hay violencia. ¡Muy simple!

Y yo me pregunto ¿hay alguien con un poco de sensatez que pueda creer en esta propuesta? Y si, los hay. Vean las encuestas. Bien dice el dicho prometer no empobrece, dar es lo que aniquila. Las promesas de AMLO son solo eso, un espejismo, anclado en el voluntarismo, el simplismo, el maniqueísmo, que ofrece soluciones mágicas, nada posibles, pero que se oyen atractivas. Porque la corrupción todo lo corroe, especialmente la esperanza, y ese flagelo nos golpea brutalmente, a tal grado que existe la necesidad de creer que un llamado hará cambiar conductas para renovar a la sociedad. Que los recursos si alcanzan para repartir dádivas a todos, no por mérito, sino por ser y estar. Que son posibles mejores niveles de vida a través del gasto público y que el crecimiento y el empleo no son fruto de la inversión, la innovación y el talento.

Es triste, muy triste la propuesta de AMLO, anclada en espejismos ante la necesidad, el anhelo de una mejor sociedad. Imposible lograr lo que propone bajando sueldos y generando ahorros en gasto corriente. México es un gran país, una potencia en ciernes, que se construye día a día con trabajo y esfuerzo, hay muchas desigualdades entre regiones y pobladores, pero salir adelante implica mejorar inversión, empleo, educación y seguridad. El gasto público ni alcanza, ni lograría ese cambio. En manos de un Mesías menos. En el DF suspendió drenaje profundo, metro, transporte urbano, regaló dinero y determinó así un clientelismo ávido de mayores prerrogativas. Ese legado, con todo y sus segundos pisos, que no fueron para los pobres, no es una herencia a presumir. Muy triste.

,

También te puede interesar:
Amnistía
Tapados y destapados
Revolución e institución

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.