Presupuesto, Reforma Fiscal y TLCAN
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Presupuesto, Reforma Fiscal y TLCAN

COMPARTIR

···

Presupuesto, Reforma Fiscal y TLCAN

26/10/2017
1
 

 

Volado del TLCAN. (Especial)
,

Las condiciones que los negociadores de EU proponen a México y Canadá apuntan a romper la renegociación del TLCAN y sacar a su país de un proceso de integración económica regional poco valorado, pese a que ha impulsado la competitividad de la región y salvado a empresas norteamericanas de la quiebra. Las explicaciones sobre el funcionamiento de economía y mercados no interesan, como aseguró Ildefonso Guajardo. Lo que Trump persigue es su reelección y al efecto necesita ganar la mayoría en el Congreso en 2018. Por tanto, mantener su base de apoyo es fundamental. Cumplir sus promesas resulta prioritario, más allá de consecuencias, y entre las más destacadas están la Reforma Fiscal, acabar con el déficits comerciales y el muro con nuestro país.

No se requiere de gran información para comprender los efectos nocivos que la cancelación del TLCAN traería para los tres socios comerciales. Pero ya Trump ha tomado decisiones poco racionales, como la cancelación del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica que le permitiría enfrentar el poderío chino, la salida de la UNESCO, el escalamiento de las tensiones con Norcorea, el cuestionamiento a la OTAN y a socios europeos, la cancelación del DACA, y en un afán de posicionar los intereses norteamericanos, ha debilitado su liderazgo mundial y generado incertidumbre.

Hoy Trump cabildea fuertemente otra de sus propuestas, riesgosa y de consecuencias impredecibles, relativa a una Reforma Fiscal. Requiere de que el Congreso apruebo su presupuesto para 2018. El Senado ya votó a favor un gasto de 4 billones de dólares, con fuertes recortes en áreas sociales y mayor gasto militar. Más importante: autorizó una herramienta legal que permitiría disminuir impuestos con mayoría simple. Se inicia así el proceso de una Reforma Fiscal con fuertes recortes de impuestos. Rebajaría el impuesto de sociedades de 35% a 20%; reduciría impuestos a altas rentas de 39.6 % al 35%; y duplicaría exenciones. Esta situación pondría en apuros a otros países que compiten por atraer inversiones.

Pese a las fuertes divergencias entre legisladores republicanos en torno a la derogación del Obamacare, en el terreno económico no se registran discrepancias tan importantes. Pretenden el efecto sobre el fuerte déficit fiscal que EU registra, sea lo más neutral posible, al compensar con el crecimiento económico la pérdida de ingresos fiscales. Apuesta riesgosa. Pero Trump está enfocado y cabildea su proyecto que piensa le abrirá la puerta a su reelección con resultados económicos concretos.

Este proceso, irrenunciable para Trump, ha incluso dejado de lado la discusión sobre los déficits comerciales y aplazado la renegociación del TLCAN, que se agenda hasta 2018. La cuarta ronda fue difícil, según apuntó Guajardo, por la clausula de terminación a cinco años, el contenido regional de las reglas de origen, así como el cambio en la solución de controversias. Pero por lo pronto se posterga una posible salida de EU del Tratado, en paralelo a lo que suceda en el Congreso norteamericano en torno a la Reforma Fiscal.

Así las cosas, de cualquier manera México estará sujeto a fuertes presiones sobre su economía, ya por el efecto de la baja de tasas impositivas en E que impactarán flujos de inversión hacia nuestro país; ya por una salida de EU del TLCAN que se aceleraría si fracasa la aprobación del plan fiscal de Trump. Pero puede darse un escenario aún más difícil, si se combinan ambas medidas, menores tasas y la salida del TLCAN, con lo cual el impacto negativo sobre nuestra economía en 2018 sería muy grave al potenciarse.

Este escenario empero también tendría fuertes impactos sobre estados de la Unión Americana que comercian con México, destino de sus productos o proveedor de sus cadenas. Se ha activado el cabildeo de empresarios que resultarían afectados, de Gobernadores que resentirían efectos en sus entidades, y buscan el respaldo de sus legisladores para oponerse a una cancelación del TLCAN, atribución no muy clara del Congreso. Sin embargo, la agenda de Trump está establecida y no se registran ajustes, aún cuando se modere. Las consecuencias de una ruptura no serían solo en el ámbito comercial, pues la cooperación en materia de migración y seguridad fronteriza se vería afectada. Y bueno, al mal tiempo buena cara, ¿por qué no regular consumo de drogas? Y bajar la violencia.

,

También te puede interesar:
En memoria
Independientes
Se Cimbró México

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.