Nuevas prácticas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Nuevas prácticas

COMPARTIR

···

Nuevas prácticas

09/08/2018

Ya con Andrés Manuel López Obrador como presidente electo, se inicia formalmente la transición. Entramos a un nuevo ciclo del México moderno. Regresamos a un presidencialismo fuerte con un partido hegemónico que permite impulsar reformas legales de gran calado en un Congreso dominado por mayorías afines al nuevo gobierno. Morena, más que un partido, es un amplio frente de grupos y movimientos que abarcan desde la izquierda radical hasta expresiones de gran conservadurismo .

El punto de coincidencia es el liderazgo de AMLO. Pero hay fuertes diferencias al interior de Morena y de éste con sus aliados. El PES, impulsor de valores cristianos que pretenden imponer a la sociedad, perdió su registro, pero sus diputados formarán parte de alguno de los grupos parlamentarios, quizá la mayoría se sumen a Morena. Su agenda va contra derechos humanos en varios aspectos como matrimonio igualitario y adopciones, derechos reproductivos y visiones éticas sobre temas públicos en educación, salud y otros rubros. Cuestionan el Estado laico y abogan por la llamada Constitución Moral que ya AMLO anuncia.

Por su parte, la exministra Olga Sánchez Cordero presenta una propuesta progresiva de tutelación de derechos humanos. Los derechos de minorías garantizan igualdad y libertades para una convivencia armónica de lo diverso. Como secretaria de Gobernación habrá de continuar con esta visión que la enaltece y define desde hace años. Enfrentará resistencias como ya se ha expresado por algunos grupos católicos que buscan descalificarla.

Cada miembro del gabinete está elaborando una agenda acorde con las promesas de campaña de AMLO. Hay quienes tienen experiencia de gobierno, pero los retos son mayúsculos. Marcelo Ebrard tendrá que lidiar con un presidente Trump irascible, calculador y que utiliza a México para ganar votos, según le convenga. Deberá mantener a México y su soberanía en el entorno internacional ante los retos de la nueva regionalización que caracteriza a la globalización, pero que requiere de ampliar y diversificar lazos con otros países. Cuenta con un servicio profesional que se siente amenazado ante los recortes presupuestales.

Por su parte, Esteban Moctezuma enfrenta el reto de impulsar una educación de calidad e instrumentar la abrogación de la reforma educativa. Al centro los derechos laborales, pero el fondo es la instrumentación de una política que realmente cumpla con una educación acorde con el desarrollo de las nuevas generaciones ante los retos de la sociedad del conocimiento. La CNTE desconfía y ya amaga con movilizaciones en espera de lo que el Congreso decida.

Si bien Ricardo Monreal se perfila como líder del Senado, Martí Batres lo combate y presenta su proyecto ante medios para ubicarse en la pelea. Desde luego el perfil de Monreal es mucho más sólido, conoce perfectamente el derecho parlamentario y el funcionamiento del Legislativo, tras una amplia experiencia. Pero siempre tendrá una piedra en el zapato, la misma que lo confrontó para impedirle la candidatura en la Ciudad de México.

En la Cámara de Diputados Mario Delgado es una propuesta sensata por su seriedad, responsabilidad y experiencia. Pero Dolores Padierna no lo acepta, se promueve y también presenta su propuesta ante medios. Tampoco se descarta Pablo Gómez, decano, tribuno, que exhibe sus credenciales. Ya Yeidckol Polevnsky se reunió con legisladores y alertó que no se aceptarán grupos o tribus en las fracciones parlamentarias.

Por su parte Dante Delgado ya sumó a Movimiento Ciudadano a las decisiones de AMLO en el Congreso y ofreció sus votos al bloque encabezado por Morena, abandonó así a sus aliados electorales. Se consolida la supremacía del nuevo gobierno en el Congreso.

Es cierto que volvemos a los tiempos de un Presidencialismo fuerte, de un partido hegemónico, pero a diferencia del priismo, los mecanismo de unidad y disciplina interna no operan para Morena y sus aliados en la misma lógica del viejo PRI. Aún están por concretarse las nuevas prácticas políticas para armonizar las diferencias. Hay aún muchas contradicciones por resolver, aún con el fuerte liderazgo que une a tan diversos grupos. Por tanto, las aparentes contradicciones tenderán a ajustarse al interior del gobierno y su partido. Se verán así las nuevas prácticas políticas.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.