Opinión

Ronda Uno, la hora de los regalos

La Ronda Uno abre el camino para que las empresas privadas reciban como regalo, en el supuesto afán de atraer inversiones, áreas donde Pemex ha realizado fuertes inversiones.

Vamos por partes.

La Secretaría de Energía (Sener) ha informado que los resultados de Ronda Uno incluyen las licitaciones de las asociaciones que Pemex decida celebrar (una vez que haya migrado una asociación a contratos) y nuevas áreas de exploración o campos de extracción que no fueron solicitados u otorgados a Pemex.

Por lo que se refiere a las reservas probables (2P), las asociaciones de Pemex alcanzarían un volumen de mil 557 millones de petróleo crudo equivalente (mmbpce), y corresponden a 7.6 por ciento de los 20 mil 600 mmbpce de las asignaciones otorgadas.

Por lo que se refiere a las áreas a licitar que no fueron asignadas a Pemex, destacan 109 bloques para exploración, que corresponden al 13 por ciento de los recursos prospectivos, a licitar en la Ronda Uno.

De tales recursos prospectivos, se asigna a Pemex el 21 por ciento (23 mil 563 mmbpce) y quedan pendientes 66 por ciento, de un total de 112 mil 200 mmbpce.

En lo que respecta a las reservas probables (2P), que alcanzan 24 mil 800 mmbpce, el reparto quedaría así: 83 por ciento asignadas a Pemex (20 mil 600 mmbpce); tres mil 782 mmbpce, correspondientes a 60 campos (15.3 por ciento), a licitar en la Ronda Uno; y 1.7 por ciento (418 mmbpce) pendientes de licitación.

Como resulta evidente, con las Rondas Cero y Uno quedarían asignadas y contratadas casi la totalidad de las reservas 2P, así como 34 por ciento de los recursos prospectivos.

Hace falta la definición de cómo quedarían las reservas posibles, estimadas en 19 mil 700 mmbpce, que se agregan a las 2P para integrar las 3P.

En el documento de la Sener se dice: “la propuesta de Ronda Uno consiste en un portafolio balanceado de áreas y de bloques de diversas categorías. Es decir, se combinan oportunidades de exploración en áreas ya productoras, áreas relativamente nuevas o poco exploradas y áreas con recursos convencionales, así como áreas con yacimientos no convencionales de alto potencial prospectivo”.

Esto significa que se entregarán a particulares áreas en donde podrán obtener utilidades de manera inmediata y con un mínimo riesgo.

Lo que no dice la Sener es que en esas áreas Pemex ya ha realizado inversiones en exploración o para ponerlas a producir. Tales inversiones deberían ser pagadas a Pemex por las empresas que obtengan los contratos.

En los campos productores que se entregarán a empresas privadas, la inversión prevista es de 15 mil 100 millones de dólares, para un potencial de producción de tres mil 782 mmbpce. Esto equivale a cuatro dólares por barril. Pero la inversión de Pemex en descubrimiento y desarrollo es de 17 dólares por barril. De no cobrarse las inversiones realizadas por Pemex, las privadas tendrían un ahorro de hasta 13 dólares por barril: cerca de 50 mil millones de dólares.

Las cifras, naturalmente, deben ser precisadas considerando las inversiones efectivamente realizadas, pero de ningún modo debe permitirse que, en aras de atraer inversiones, las petroleras privadas reciban un regalo de esas proporciones.

En la presentación de los resultados de las Rondas Cero y Uno, el comisionado presidente de la CNH dijo que lo que contiene la Ronda Cero es una primera aproximación, ya que se consultará con la industria (léase con la empresas privadas beneficiarias de la privatización), lo que significa que se les pedirá su aprobación, lo que resulta inaceptable.

Más aún, también el contenido de los contratos y de las bases de licitación serán sometidas a la consideración de las empresas, lo que es todavía más inaceptable.

Finalmente hay que decir que la información publicada por la Sener es a todas luces insuficiente sobre el contenido de la Ronda Uno, ya que no se conocen los criterios que se aplicaron para decidir las áreas a licitar, los beneficios esperados, ni las posibles inversiones.

Así que la propaganda del gobierno que presume transparencia total y pide al ciudadano informarse sobre los “beneficios” que le traerá la reforma, es sólo eso, propaganda.

Twitter: @Dolores_PL