Opinión

Ronda Cero despertó interés de empresarios mexicanos

Los representantes del sector privado solicitaron a las autoridades de la Secretaría de Energía (Sener) que, en el marco de la llamada Ronda Cero de Pemex, se reservara un paquete a licitar para las empresas mexicanas.

En respuesta, la dependencia a cargo de Pedro Joaquín les dijo que no podía hacerlo. Sin embargo, lo que sí va a permitir en la exploración y explotación de hidrocarburos es contenido nacional.

Con ese fin, se creó un grupo de trabajo en el que participan la propia Sener, las secretarías de Hacienda y de Economía, así como representantes empresariales para definir el contenido nacional.

Todavía no hay acuerdo, pero se trata de identificar qué empresas pueden ser proveedoras de la paraestatal.

El contenido nacional tiene que ir acompañado de una política de desarrollo industrial y regional.

Se busca que el contenido nacional tenga un marcado acento industrial.

Como se sabe, el pasado 21 de marzo Pemex presentó a la Sener su Ronda Cero, dentro del plazo establecido por la reforma constitucional en materia energética.

Mediante este proceso, se delimitan las áreas de exploración y los campos en producción que la petrolera dirigida por Emilio Lozoya busca operar y que solicita le sean asignados en el marco de la Ronda Cero.

En extracción, Pemex solicitó todos los campos en producción hasta la fecha en que entró en vigor la reforma; es decir, al 21 de diciembre de 2013.

Y en exploración propuso operar las áreas en donde cuenta con descubrimientos comerciales, incluidas las aguas profundas del Golfo de México.

En reservas 2P (probadas y posibles con probabilidad de extracción de al menos 50 por ciento), Pemex solicitó quedarse con 83 por ciento y el Estado mexicano con 17 por ciento.

Al 1 de enero de 2013, las reservas 2P ascendieron a 26.2 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente (mmbpce).

Además, Pemex pidió quedarse con 31 por ciento de los recursos prospectivos y que el Estado conserve 69 por ciento.

Los recursos prospectivos no han sido descubiertos, pero sí inferidos, y se estiman potencialmente recuperables mediante la aplicación de proyectos futuros.

Hasta el 1 de enero de 2013, los recursos prospectivos eran de 114.8 mmbpce.

El problema es que de esos recursos, la cuarta parte proviene de fuentes convencionales y el restante 75 por ciento de no convencionales y aguas profundas.

Lo anterior quiere decir que ya no va a haber otro Cantarell en México.
Pemex tendrá que buscar socios para operar las áreas que le sean asignadas.

No puede ser más de lo que pidió la paraestatal, pero sí puede ser menos.

La Sener debe otorgar las asignaciones de las áreas que procedan conforme a lo establecido por la reforma, a más tardar el 17 de septiembre.

Twitter: @VictorPiz