Opinión

¿Ronda Alfa?

 
1
 

 

De Jefes.

Para el cierre del año vienen las licitaciones en tierra firme. Hablamos de la tercera convocatoria de la petrolera Ronda 1, o la Ronda 1.3, de cariño.

Incluirá 25 áreas de extracción terrestre. Esta fase promete ser tan atractiva como polémica, pues incluye zonas poco habitadas de Nuevo León y, atención: del norte de Chiapas.

Ahí es en donde puede darse a notar Grupo Alfa, que preside Armando Garza Sada, por la experiencia que tiene en esos trabajos en Estados Unidos.

De ganar, la firma tendrá tres alternativas para fondear las inversiones que requiera el proyecto: a través de la oferta de 400 millones de acciones que ya aprobó su asamblea; con los recursos que obtuvo su subsidiaria de autopartes Nemak; o con la colocación de capital que pretende hacer su filial de alimentos Sigma, ésa de las salchichas Fud.

Además, hasta junio tenía en caja el equivalente a mil millones de dólares. Vaya, por dinero no para.

El consenso de Bloomberg ve su acción en 38.2 pesos dentro de 12 meses, lo que implica un potencial de subida de casi 8.0 por ciento. No diga que no le avisamos.

Gran acuerdo, grandes trabas
Sí, el Acuerdo Transpacífico entre México y otras 11 naciones llegó a buen puerto, pero para el registro: las negociaciones no fueron fáciles.

Uno de los temas que las trabó en varias ocasiones fue el de la industria automotriz.

México, representando por el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, tuvo que aliarse con su homólogo de Canadá, Ed Fast, para enfrentar a Estados Unidos y Japón, quienes firmaron un acuerdo previo para reducir los límites de contenido regional.

Los japoneses se pusieron inflexibles para que se ejerciera un 30 por ciento, pero nos dicen que ante la presión de la industria, incluida la de dueños japoneses, mexicanos y canadienses lograron cerrarlo en un rango de 40 a 45 por ciento.

A cambio de esto, México tuvo que ceder con una reglamentación más sencilla. Ahora, el Congreso de la Unión tiene la última palabra.

Aquí prestan dinero
No tiene un banco, pero Alfredo Alfaro ya puede dar créditos a empresas. Pasó como si nada el tema de que Northgate Capital consiguió cuatro mil millones de pesos en la Bolsa Mexicana de Valores para poder administrarlos. La vía fue un CKD, esas cubetas en las que las Afore echan dinero si prometen regresar “copeteadas”.

¿Para qué usarán esa friolera en el equipo de Alfaro, jefe en Northgate? Justamente para prestar dinero a empresas pequeñas y medianas.

Pregunte a Óscar Alvarado y a Mauricio del Moral, quienes llevan el proyecto en ese fondo de fondos.

El negocio promete. Considere lo dicho el lunes por Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda, en la Bolsa Mexicana de Valores: que los préstamos a empresas pasaron de 25 por ciento del PIB en 2012 al 30 por ciento en este año.

Es como regar en pasto seco.

También te puede interesar:
Transmisión de cajeta
Mazatlán, otra salida para Nissan
Samba helada