Opinión

Romero Deschamps, su 'timing'

Carlos Romero Deschamps tiene su timing político bien afinado. En 2018 concluye su periodo como senador de la República pero también otra etapa de su liderazgo al frente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, del que ha sido electo en cuatro ocasiones consecutivas. Romero Deschamps no ha mostrado resistencia, al menos públicamente, a las propuestas de la reforma energética. Y como diría don Teofilito: "ni las tendrá".

En la recta final en la Cámara de Diputados, Ricardo Aldana hizo un tibio esfuerzo para modificar la propuesta que obligará al sindicato a revisar su contrato colectivo, sin mucho éxito.

Esta semana toca a los senadores dar el aval. Y por lo que se aprecia, Romero Deschamps también hará lo que decía el chinito: “flojito y copelando”.

Desde Los Pinos, agendas


Concluido un breve periodo de descanso, el presidente Enrique Peña Nieto realizará hoy una visita a la reserva de la biosfera de Calakmul, considerada por la Unesco como Patrimonio Mixto. De paso el jefe del Ejecutivo anunciará inversiones en infraestructura turística en este ámbito.

Para el martes el presidente Peña Nieto se hará acompañar del titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, en la inauguración de un libramiento en Coatepec, Veracruz.

Por cierto que Ruiz Esparza anda muy apurado porque tiene que cumplir con los 105 compromisos presidenciales en el ámbito de las comunicaciones, entre los que destacan la construcción de 15 autopistas, 29 carreteras, 16 libramientos, siete puentes, tres trenes de pasajeros, seis sistemas articulados de transporte urbano en diversas ciudades, cuatro tramos de trenes de carga, siete puertos marítimos, siete aeropuertos, y el gran reto de cerrar la brecha digital en telecomunicaciones.

Culebritas

El fin de semana los legisladores se asustaron al encontrar una culebirta entre las flores que llevaron los perredistas. Más bien, corrigen las crónicas, el reptil era el espantado, como diciendo ¿dónde vine a caer? Entre tantas cobras y boas constrictoras.