Opinión

Rodrigo Ocejo enseñará a
'treidear' a los mexicanos

 
1
 

 

Laptop genérica

Una falla notoria del sistema financiero mexicano es que la inmensa mayoría de la población no comprende que, cuando invierte su dinero, siempre existe un riesgo. Muchas personas piensan que, si compran una casa, esa inversión está libre de riesgo; o que, si meten su dinero al banco, nunca podrían perder. Esta percepción está muy generalizada y refleja las carencias de comprensión masivas que prevalecen en el país.

Hace aproximadamente cinco años un exbanquero llamado Rodrigo Ocejo se dio a la tarea de cambiar esta realidad. Rodrigo trabajó en la Secretaría de Hacienda y en varios bancos a lo largo de muchos años, y decidió montar un negocio en línea para que todo mexicano pueda comprar y vender acciones de empresas a través de internet. Su empresa se llama Kuspit, y fue una de las primeras empresas fintech en el mercado. A través de Kuspit cualquier persona con un monto mínimo de inversión puede comprar acciones de empresas como Grupo Herdez, ICA, Liverpool, Grupo Posadas, Rassini o Radio Centro. Y ganar o perder.

Hay dos virtudes en la plataforma de Ocejo. La primera es que su mercadotecnia sólo ocurre en internet, con lo que ha podido segmentar al extremo el perfil de gente que quiere invitar a invertir en Bolsa. La segunda es que utiliza un lenguaje desenfadado y fresco, alejado de la jerga sofisticada que suelen usar las casas de bolsa. De hecho, en su página de inicio, se lee: “Aprende a invertir en bolsa y en 5 minutos empieza a treidear desde $ 100 pesos” —utilizando con libertad una adaptación de la palabra en inglés trade.

Mucha gente que abrió cuenta en Kuspit preguntaba a Ocejo cuánto les iba a pagar de intereses. Él, al darse cuenta de que muchas personas no comprendían la relación riesgo/rendimiento, inventó una serie de exámenes y capacitaciones rápidas que son exigidas a todo aquel que quiere abrir una cuenta en Kuspit. El éxito de estos exámenes fue tal, que la empresa no ha tenido reclamos incluso en situaciones de pérdida. Al parecer la gente comprendió que las decisiones de inversión son individuales y no fueron hechas por Kuspit.

En las siguientes semanas Ocejo abrirá la llave a su siguiente solución tecnológica: lanzará asesorías automatizadas en línea. ¿Cómo? Un ‘robot’ analizará el perfil de riesgo de cada inversionista y hará recomendaciones específicas para maximizar el rendimiento de cada persona. De tal suerte, a cada persona le será diseñado un portafolio específico de acciones que debe comprar a través de Kuspit, a fin de maximizar sus ganancias, tomando en cuenta el riesgo que está dispuesto a soportar.

La pretensión de Rodrigo Ocejo es ambiciosa, pero absolutamente necesaria. Lo era desde hace décadas. Finalmente inició.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
La economía estará sólida en 2017 y 2018
Cargill: Seguridad alimentaria está ligada al TLCAN
David, Goliat y Paloma Merodio