Opinión

Robó, huyó y lo pescaron

      
1
     

    

Brady y los Patriotas volverán a disputar el Super Bowl en la casa de los Texanos de Houston, el Estadio NRG. (Ismael Ángeles)

No creo que el descubrimiento de quien fue el ratero que se llevó el jersey de Tom Brady, el día del triunfo de los Pats contra los Falcons, vaya a formar parte de nuestras desgracias nacionales. Pero sí pasará a la de los 'osos nacionales', como la de aquellos compatriotas que, si no me equivoco en un mundial, fueron a orinar a la llama votiva en París.

El caso de Mauricio Ortega, exdirector de La Prensa, es un evento singular. Después de uno de los partidos más sorprendentes de los últimos tiempos, el periodista decidió colarse al vestidor de los Pats y robarse el jersey de Brady –cosa que ya había hecho con anterioridad, como terminamos por enterarnos al descubrir en casa del mexicano otro Jersey de otro Super Bowl–. El tipo se ve completamente decidido y aprovecha la confusión del festejo para cometer el robo. El video es increíble por el cinismo y la temeridad con que se avienta este individuo a sustraer el jersey del campeón.

¿Dónde se entrenó el director del popular periódico? No lo sabemos, pero quizá pronto nos enteraremos. El 'oso' de haber sido encontrado, de haber tenido un puesto directivo en un periódico, seguramente no quedará así como así. Seguramente en alguna ocasión asistió a cenar a casa de algún conocido, algún vecino. Muy probablemente sus anfitriones lo presumían: “Ayer vino a cenar el director de La Prensa, un tipo muy importante y ocupado, gran aficionado de los deportes. Le encanta el Super Bowl. Por cierto mi amor, faltan los boletos del Mundial 70 que tenía enmarcados, ¿no los viste?” Quizá ese vecino, ese conocido, pueda recuperar algo, ya sabe dónde encontrarlo. Es posible que también hubiese invitado a sus subordinados o amigos al lugar donde se exhibían los souvenirs que el tipo conseguía.

Es posible que pronto sepamos qué más contenía el lugar de las colecciones de Mauricio Ortega –que de ser director de La Prensa ahora es un vil ratero–. Ignoramos si militó en el PRI, pero en algún lado tuvo que practicar, en el estadio del Toluca o del Cruz Azul. La pregunta es qué más había en su colección. ¿Una camiseta de Enrique Borja de la Selección Nacional? ¿Las medallas olímpicas de Daniel Bautista? ¿El traje de baño de Carlos Girón? ¿Un short del Pichojos Pérez? ¿El 'payasito' de Nadia Comaneci en Montreal? ¿El balón con que ganó Alemania el Mundial?

Pero hay otras preguntas. ¿Algún día se sentó el señor Ortega con el presidente o con algún secretario? ¿Falta algo de platería, sobrecitos de azúcar o lo que sea? ¿No sustraía cosas de las instalaciones del propio periódico?

Muy probablemente los del periódico no se queden callados y saquen a relucir lo que sabían de su director, o quizá sus enemigos viéndolo ya en el camino de la penuria, suelten una avalancha de datos para saber qué más tenía este singular ladrón. La verdad que sería bueno saber más cosas para salirnos un rato de la nota roja. Por lo pronto, si Brady viene a jugar a México este año muy probablemente traiga un candado para su casillero y le ponga alarma a toda su utilería. Por lo pronto, como en la película de Woody Allen: Robó, huyó y lo pescaron.

Twitter: @JuanIZavala

También te puede interesar:
La mentira tiene permiso
AMLO, desdibujado
Autoridad arbitral