Opinión

¿Roban los bancos o las personas?

 
1
 

 

 [Cuartoscuro] Emitir una cédula de identidad adicional diferente, "sería una competencia desleal" para el IFE. 

Las discusiones entre las autoridades financieras y los bancos sobre el tema del robo de identidad ha llegado ya al llamado formal, por parte de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), de pedir públicamente a la Asociación de Bancos de México (ABM) a que lleguen a un mejor acuerdo para agilizar las quejas por ese tema.

El convenio de colaboración firmado por diversas autoridades y los bancos parece no haber sido de mucha ayuda, más allá de que en la Condusef se estableció un protocolo de atención en todas sus delegaciones. Y es que sigue habiendo pretextos de los bancos para no actuar de forma más rápida en resolver este problema.

Sólo en el sistema financiero, el año pasado se dieron más de 5 mil 200 casos de posible robo de identidad. En el periodo de febrero a mayo llevaban ya 813 casos documentados, en dónde no quedaba duda de un robo de identidad.

Los bancos se defienden diciendo que son pocos los casos medidos contra cualquier indicador, clientes, operaciones, reclamos, pero si son pocos los casos ¿por qué no se apuran a resolverlos?

La respuesta es simple: porque ni autoridades ni banqueros han tenido este problema; o nadie cercano a ellos ha tenido que pasar por la angustia, coraje e impotencia de recibir estados de cuenta de créditos que no solicitó; o entrar a su buró de crédito y ver que no sólo les abrieron créditos bancarios, sino también comerciales (como por ejemplo con Telcel o hasta Ópticas Devlyn), y ahí es otro proceso con la Profeco, sumado a las denuncias por falsificación de documentos.

Una persona puede —en el mejor de los casos— tardarse entre 60 a 70 días, ayudada por la Condusef, a resolver el problema, pero el proceso puede durar hasta más de seis meses o mucho más si al delincuente se le ocurrió abrir cuentas pasivas, es decir, de depósitos.

Esto lo explico porque si usted o alguien es víctima, hasta cierto modo es fácil saber cuántos créditos hay a su nombre gracias a los burós de crédito. Pero si usan su nombre y abren cuentas para depósitos, ya sea de extorsiones o de lavado, no hay forma de saberlo, salvo que el delincuente haya puesto su dirección y reciba los estados de cuenta. De lo contrario, será en el caso de que haya algún seguimiento por “operaciones sospechosas”, o bien el SAT le reclame un adeudo al fisco, cuando empiece su otra pesadilla.

Hasta ahora los bancos no hacen mucho o nada, pues si bien pierden y también son víctimas, prefieren asumir el quebranto a seguir alguna investigación judicial. Eso se lo dejan al usuario, quien tiene que enfrentar sólo el tema.

Para simplificarle la vida a quienes han sido víctimas de un presunto robo de identidad en el tema de créditos de entidades del sector financiero reguladas, una vía puede ser el arbitraje, pero la ABM, como gremio, a la fecha no ha respondido.

Aunque hay bancos que han mostrado en lo individual disposición para hacerlo, todavía faltaría encontrar una solución para el tema de quienes abren cuentas de depósito a tu nombre con documentos falsos. Para eso no hay un buró.

Sin duda urge se haga algo, porque cada día llegan más casos (al menos a mi) alrededor de un presunto robo de identidad. Ojalá les pase para que vean lo que se siente, dicen los afectados. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Twitter:@JLeyvaReus

También te puede interesar:

¿Por qué Banamex deja de patrocinar al América, Pumas y Tigres?

¿Satisfecho con tu banco, aseguradora o Afore?

La revolución de los seguros