Opinión

Ríos Piter tenía razón

En menos que canta un gallo los hechos le dieron la razón al senador perredista Armando Ríos Piter, quien declinó a la candidatura a gobernador de Guerrero, a pesar de ir arriba en las encuestas. Y es que la causa por la cual rechazó la candidatura fue que se le pidió pactar con el gobernador con licencia, Ángel Aguirre Rivero, y darle espacios de poder. Ayer mismo, en Acapulco, el hijo de Ángel Aguirre se destapó como precandidato perredista a la alcaldía. ¿No que no? Ríos Piter tenía razón y el PRD nomás no aprende.

Elecciones en Guerrero y Oaxaca, van

Para leer con atención las palabras de Miguel Osorio Chong ayer en Puebla, donde aseguró que sí habrá elecciones en Guerrero y en Oaxaca, como lo mandan los tiempos constitucionales y no los de la CNTE. Los “maestros” de esos estados se encuentran empeñados en impedir las elecciones porque ellos quieren mandar por completo ahí. De alguna forma habrá que meterlos a la legalidad, y Osorio Chong tiene palabra.

Un político con la cara durísima

Por lo visto Jesús Valencia, hasta hace unos días delegado en Iztapalapa, tiene la piel más dura que un dinosaurio. A pesar de que chocó una camioneta de lujo de un proveedor de su delegación, y de que en lugar de vivir en Iztapalapa lo hace en el Pedregal de San Ángel, no desiste en su afán de ser candidato a algo. Ayer dijo que podría ser candidato a una diputación local por la vía plurinominal. Así no es necesario darle la cara a los electores, pues.

Los verdes, a presidir el Congreso

El Partido Verde se prepara nada menos que para presidir la Cámara de Diputados. Al dejar esa posición el perredista Silvano Aureoles, el acuerdo con el PRI es que asuma la dirigencia de los diputados el vicepresidente Tomás Torres Mercado, del Verde Ecologista. Manlio debió ser pintor, dicen, por aquello de que combina bien los colores.

Porque estás que te vas, que te vas y ¿ahora sí?

Este jueves anunciaría Alejandro Encinas su salida del PRD para irse con su exjefe Andrés Manuel López Obrador a Morena. Vamos a ver si ahora se cumple el vaticinio, porque Encinas ha estirado hasta el último la liga en el PRD mientras lo piensa y lo piensa. Por eso la pregunta: ¿qué negociará, perdón, pensará tanto?