Opinión

Riesgo vs oportunidad

25 enero 2017 5:0
 
1
 

 

Peso, en el centro de las especulaciones. (Shuttestock)

Al paso de los días las condiciones de mercado se han venido ajustando de manera importante. Sin embargo, los distintos indicadores de la economía son fundamentales para la continuidad en los ritmos de los distintos rubros que conforman la actividad inmobiliaria.

Destacan la ligera recuperación del peso frente al dólar, el incremento en las tasas de interés, costo de la gasolina y el aumento histórico de la inflación en la primera quincena del enero, que repuntó 1.51 por ciento.

Son indicadores fundamentales para los créditos puente, el financiamiento en dólares de algunos negocios vinculados al dólar y la construcción, así como los créditos hipotecarios y el efecto que ya se empezó a observar en las renegociaciones de contratos que están buscando inquilinos de oficinas, parques industriales y locales comerciales con sus arrendadores.

En el día a día y los procesos de edificación, así como el reabastecimiento de inventarios, el tipo de cambio y un dólar más caro, hace suponer cambios en los ritmos de edificación de proyectos de largo plazo.

Son múltiples los escenarios financieros que estarán evaluando desarrolladores y las empresas vinculadas con los distintos vehículos que integran el capital markets.

Pensemos en la gran liquidez de que disponen Fibras, CKDs y Cerpi y los tiempos con que cuentan para sumar portafolio y en algunos casos alcanzar procesos de construcción y niveles de comercialización.

Esta inercia podría mantenerse dado que desde el año pasado, sectores como el retail, oficinas, hotelería, parques industriales y logísticos habían generado en el continente americano inversiones por 77 mil millones de dólares hasta el tercer trimestre, según la firma JLL.

Por ende, los próximos meses representan retos importantes donde el riesgo jugará un papel importante, en particular para el negocio inmobiliario institucional y financiado con recursos levantados en el mercado bursátil.

En el ciclo inmobiliario pasado que terminó con la crisis financiera de 2008, se reajustaron los planes de inversión, salieron fondos globales, crecieron nuevos competidores prácticamente en todos los ramos, pero destaca lo ocurrido con las nuevas vivienderas que vinieron a suplir el camino de las empresas en reestructuración financiera.

En el retail el contexto vendrá a justificar las decisiones de las cadenas globales de la moda, restaurantes y el entretenimiento. Sólo en la moda, los planes de crecimiento de marcas como Tommy Hilfiger, Levi Strauss & Co, Nike y las marcas europeas de Grupo Inditex, H&M, Hugo Boss y otras demostrarán en estos tiempos de ajuste, la relevancia de haber decidido ingresar después de muchos años al mercado mexicano.

Múltiples son las interpretaciones que se pueden dar a otros nichos, como el caso industrial ya comentado en este espacio los tiempos actuales, pero pese a todo podemos decir que son días de ajustes y también de grandes oportunidades. Un nuevo paradigma se abre y veremos múltiples cambios de estrategia de cara al mayor tamaño y dimensiones de proyectos.

Twitter:@claudiaolguinmx

También te puede interesar:

Real estate turístico y los tiempos por venir

De tasas, demanda y crédito hipotecario

¿Ford cancela y el real estate?