Opinión

Richard Branson invertiría un dineral
en México, pero...

…Únicamente si el gobierno resuelve el problema de la inseguridad, la violencia y si la percepción del país cambiara en el extranjero con fundamentos verdaderos. Esa fue su respuesta ante mi pregunta de si solamente atestiguaremos la llegada de Virgin Mobile a México —su operador de telefonía virtual móvil—. Rápidamente atajó para insistir en que le interesa México, que le interesa muchísimo, pero que resolver el tema de la inseguridad es clave para que su emporio decida aventar carretadas de dinero a este país.

¿Qué otras industrias? Muchas. Medios de comunicación, por ejemplo.
Richard Branson es el mayor empresario irruptor del planeta. Nadie le iguala en ese carácter. Recientemente su emporio le dio la vuelta al mundo como noticia al haber determinado que todos sus empleados a partir de ahora gozarán de vacaciones ilimitadas. Todas las que quieran, por el tiempo que quieran, siempre y cuando generen resultados.

Su visita a México se enmarca dentro de una discusión en la que nadie ha pelado iniciativas como la del diputado a la Asamblea Legislativa Vidal Llerenas, quien propugna por un marco jurídico en el que se descriminalice el uso de drogas. Branson vino a apoyar eso, a decirle a México que las drogas, como el alcohol, son dañinas cuando hay un abuso y una adicción, pero que el tema fundamental es dejar de tratar el problema como un crimen y empezar a tratarlo como un tema de salud pública.

¿Es el presidente Enrique Peña Nieto el líder que México requiere para esta transformación?, le pregunto en el abarrotado salón del Club de Industriales donde cientos de personas están atentas a su presencia. “No me corresponde ser el juez”, y añade que no ha visto al presidente. Se deslinda, pues, y dice que apenas hoy jueves conocerá de primera mano a algunos políticos, y podrá entonces decir si aquí hay liderazgos del tamaño del problema. Eso sí, anota desde el principio: en México ha habido demasiadas muertes, mucha violencia, es un país que ha pagado un costo muy alto por este problema.

De manera puntual Richard Branson dice que una oportunidad que hay consiste en que ahora no existe ningún país con el cual hay que alinearse en materia de política de drogas. Bien.

Branson está eufórico respecto de México. Su mensaje para el presidente y para la clase política es inequívoco: quiere traer su dinero aquí, pero debe arreglarse de una vez por todas el problema de la inseguridad, y el país debe entrar de lleno y velozmente a debatir la descriminalización de las drogas.

No hay muchas personas en el mundo con la autoridad moral y el tamaño que tiene Richard Branson para decirle eso a los mexicanos. Ahora la cuestión saber si alguien de este lado lo escuchará.

Twitter: @SOYCarlosMota