Opinión

Revientan sesión

Los senadores pusieron caras largas cuando, en el último tramo de la sesión de clausura del periodo de sesiones, alguien pidió checar el quórum. ¿Y qué cree? Había tan pocos legisladores que se encendieron todas las alertas ante el riesgo de que se diera por concluida la sesión, sin haber aprobado la reforma política del Distrito Federal. Y lo peor ocurrió.

Para entonces los senadores habían guardado en la hielera las iniciativas de seguridad del jefe del Ejecutivo, así como los nombramientos de los fiscales anticorrupción y el otro contra los delitos electorales.

Un cierre feliz se convirtió en un dolor de cabeza.

Y los de enfrente...

En la Cámara de enfrente, también con el tiempo agotado, los diputados anunciaban con bombo y platillo que estaban listos para replantear el Sistema Nacional Anticorrupción, aunque lo mismo que las iniciativas congeladas por los senadores, esperarían tiempos mejores para el periodo ordinario pero de febrero de 2015.

Los senadores se declararon en receso mientras reunían el número suficiente de legisladores para reinstalar el quórum, pero no se veía para cuando. Y no lo lograron.

La mayoría se fue y por lo tanto, la ley para desindexar el salario mínimo y el tan aplaudido dictamen sobre la reforma política del DF se quedaron en la orilla.

Y como las iniciativas de seguridad municipal y la legislación anticorrupción, buscarán más suerte pero en febrero del próximo año.

Además, los senadores cerraron las posibilidades para ir a un periodo extra de sesiones en enero.

Política real

El presidente Enrique Peña se sintió muy a gusto en el Senado y lo demostró. La ceremonia de entrega de la Belisario Domínguez a Eraclio Zepeda comenzó al mediodía y era la una y media de la tarde y Peña seguía conversando y tomándose fotos con los legisladores. El galardonado también se veía feliz.