Opinión

Reversión en flujos
de capital

1
 

 

Banxico

Las cifras del Banco de México sobre la tenencia de valores gubernamentales por parte de inversionistas extranjeros sugieren que continúa la reversión de los flujos de capital que en los últimos años ingresaron al país.

El hecho cobra relevancia al considerar que la proporción de la tenencia de los inversionistas foráneos respecto a los títulos gubernamentales en circulación está sobre 36 por ciento.

Eso quiere decir que más de la tercera parte de los bonos gubernamentales de México está en poder de no residentes en el país.

La posición de los inversionistas extranjeros en instrumentos denominados en pesos emitidos por el gobierno mexicano se redujo en 127 mil millones de pesos del 4 de febrero al 6 de abril.

El monto de la disminución es equivalente a unos ocho mil 400 millones de dólares al tipo de cambio promedio de ese periodo de dos meses.

La tenencia de valores gubernamentales por parte de inversionistas extranjeros pasó de dos billones 181 mil millones de pesos el 4 de febrero, cuando impuso un récord, a dos billones 54 mil millones el 6 de abril.

Los datos del Banxico dejan ver que a partir de febrero ha habido un menor apetito por los instrumentos denominados en pesos, lo que no significa que no haya confianza en México.

El rebalanceo de portafolios de inversión a nivel internacional es lo que explica la reversión de los flujos de capital.

Y sus repercusiones ya se reflejaron en el tipo de cambio del peso frente al dólar, que nuevamente está bajo presión.

El peso registró una depreciación significativa frente al dólar, que el 10 de marzo estableció una cotización sin precedente de 15.6250 en operaciones al mayoreo.

La incertidumbre sobre el proceso de normalización de la política monetaria en Estados Unidos incrementó la volatilidad en los mercados financieros internacionales.

Un análisis reciente de Banamex señala que la eventual normalización de la política monetaria de la Fed ha moderado el flujo de recursos de los no residentes hacia el mercado de bonos de las principales economías emergentes.

“Aunque México no ha escapado a la reconfiguración de portafolios de inversión a nivel global, se muestra estable y en línea con países de igual calificación soberana”, como Malasia y Perú.

El 25 de febrero, cuando confirmó la calificación de México, Fitch Ratings advirtió que “la creciente participación extranjera en el mercado local de títulos del gobierno representa una fuente de vulnerabilidad”.

Sin embargo, agregó, el aumento del colchón de reservas internacionales desde 2008 y el acceso a la línea de crédito flexible del FMI proveen un soporte adecuado.

Banamex plantea en su análisis la importancia de que México continúe con la disciplina fiscal y financiera que le permita mantener su calificación soberana, que sin duda es un “buen amortiguador” en tiempos de alta volatilidad.

Sólo así podrá diferenciarse de otras economías emergentes y “librar con éxito” el proceso de reconfiguración de portafolios a nivel global.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
La ‘visibilidad’ de México en la cumbre de Panamá
Casi nulo, el efecto de las reformas en el crecimiento
¿Qué tan débil está la economía mexicana?