Opinión

Reunión semestral de economistas en jefe del IIF en Viena: 'Efecto Trump'

 
1
 

 

Donald Trump en su primer mensaje de transición. (Tomada de YouTube)

La semana pasada se llevó a cabo la reunión semestral del Comité de Estudios Económicos (EAC) de la asociación de bancos más importante a nivel global, el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), del que un servidor tiene el privilegio de formar parte. La sede fue el cuartel general del banco austriaco Erste Group, en Viena. Fueron dos días de intensas discusiones que se concentraron en qué factores dieron lugar al fenómeno Trump; si este evento está relacionado con los referéndums sobre el proceso de paz en Colombia y la desincorporación del Reino Unido de la Unión Europea; qué políticas realmente llevará a cabo la administración de Donald Trump y qué países y sectores van a ser los más perjudicados o los más beneficiados. Las preocupaciones se concentraron en cuatro: (1) Incertidumbre elevada sobre las políticas que se vayan a instrumentar en Estados Unidos; (2) proteccionismo comercial y migratorio; (3) tipos de cambio controlados; y (4) posibilidad de errores graves de política exterior. Debido a que estos cuatro aspectos están intrínsecamente relacionados, en esta ocasión no los separaré explícitamente como suelo hacerlo.

La posibilidad de que el gobierno de Estados Unidos (EU) deporte una mayor cantidad de hispanos de origen mexicano sin documentos a México o que llegue a cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sin duda han elevado la incertidumbre de manera muy específica para México. No obstante lo anterior, a esto se agrega incertidumbre sobre otras políticas que podría instrumentar la administración de Trump, tanto internas como externas, que pueden tener consecuencias a nivel global. Por el lado de las políticas internas, existe una gran incertidumbre sobre los efectos que pueda tener estimular a una economía que prácticamente se encuentra en pleno empleo, aumentando el gasto en proyectos de infraestructura y recortando impuestos, como Trump lo propuso desde inicio de campaña. Si efectivamente la economía de EU ya no tiene un exceso de capacidad instalada, entonces un estímulo fiscal como el que propone Trump se va a traducir en mayor inflación y, por ello, muy probablemente en una aceleración de las alzas de tasas de interés del Banco de la Reserva Federal (Fed).

La perspectiva que se vislumbra con esto ha provocado ya que los participantes de los mercados hayan iniciado una venta masiva de activos financieros en mercados emergentes –todavía más acentuado en México–, así como de bonos en países desarrollados. Así, no queda muy claro que el crecimiento de economía de EU se va a acelerar, pero es más probable que se eleve la inflación y por lo tanto las tasas de interés. Otra política de carácter interno que ha planteado Trump puede tener beneficios tanto domésticos, como externos. Me refiero a la desregulación. A raíz de la crisis económico-financiera de 2008-2009, la regulación se ha incrementado de manera significativa, sobre todo para las instituciones financieras (e.g. Dodd-Frank, la regla de Volcker). En este sentido, la creciente ola de regulación –que en varios aspectos considero excesiva– puede beneficiar tanto a las instituciones financieras como a la provisión de crédito –de diversas maneras-, y eventualmente brindar soporte al crecimiento.

Ahora, con respecto de la política exterior, claramente lo que más preocupa son las medidas de proteccionismo comercial y migratorio. En este rubro caben la retirada del Tratado Transpacífico (TTP), así como la posible renegociación del TLCAN, pero también la posibilidad de caracterizar a China como 'manipulador cambiario', así como la deportación masiva de inmigrantes sin documentos y el 'tratamiento especial' a practicantes de la religión musulmana.

Desafortunadamente, este tipo de medidas –en caso de materializarse– en general pueden llegar a propiciar proteccionismo comercial y la instrumentación de regímenes de tipo de cambio controlados. Sin embargo, pueden ser verdaderos errores de política exterior los que propicien un número mayor de episodios bélicos y de mayor intensidad.

En conclusión, va a ser muy necesario que Trump reúna un equipo de verdaderos expertos para poder lograr un doble objetivo contradictorio: cumplirle a los que votaron por él y, a la vez, no 'dispararse en el pie'.

Así, por ejemplo, un documento de investigación en la muy reconocida revista científica American Economic Review publicó un artículo de David Autor, et al titulado 'The China Syndrome: Local Labor Market Effects of Import Competition in the United States' en octubre de 2013, en donde después de un análisis muy riguroso, queda claro que la fuerte pérdida de empleos en el denominado 'cinturón de óxido' de EU (Rusbelt, compuesto por los estados que circundan a los grandes lagos) sucedió más por la incorporación de China a la Organización Mundial de Comercio (OMC) y no por los efectos del TLCAN.

No se aprecia un extremismo, pero sí que el mundo se encamine hacia una dirección diferente a lo que se llamó el consenso de Washington. A todo esto, es muy extraño ver cómo por muchos años Estados Unidos fue una de las fuentes de estabilidad política y económica del mundo, cómo hoy ha dejado de serlo y, peor aún, se ha convertido en una fuente de inestabilidad.

Qué mejor 'cachetada con guante blanco' que un partido de la NFL en la Ciudad de México –como el de ayer–, con un público totalmente respetuoso ante el himno de Estados Unidos.

El autor es director general adjunto de Análisis Económico y Relación con Inversionistas de Grupo Financiero Banorte. Las opiniones que se expresan en esta columna no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, por lo que son responsabilidad del autor.

Twitter: @G_Casillas

También te puede interesar:
Las consecuencias económicas de Trump
El Brexit, Colombia y ahora Estados Unidos...
Proyecto de Constitución CDMX, un peligro para México