Opinión

Retos para los nuevos alcaldes

 
1
 

 

peso

Para estados y municipios las cosas en materia de ingresos participables, han sido mejores, igual que para los estados. Estos últimos han recibido a julio, 23.3 mil millones de pesos por arriba de lo programado, de los cuales los municipios reciben por lo menos el 20 por ciento, esto es 4.7 mil millones de pesos a través de los gobiernos estatales sin considerar los 10 mil millones que recibieron por concepto del FEIEF en el mes de abril. Adicionalmente 13 estados les pagan un poco más del 20 por ciento.

Lo sucedido a julio cambió el panorama que en el primer trimestre se veía pesimista. Pero ello no ha sido gratis, ya que si observamos el comportamiento de los componentes de la recaudación federal participable, que es la base para determinar el monto de participaciones que se pagan a los estados, aplicando las fórmulas de distribución vigentes, encontramos que el componente petrolero –proveniente del Fondo Mexicano del Petróleo–, sigue cayendo estrepitosamente, sólo a julio ha sido menor en 39 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado. Sin embargo el componente tributario, ha crecido de manera destacada: la suma de IVA y el ISR, creció 7 por ciento real a junio, y la recaudación del IEPS. 24.6 por ciento. Habrá que reconocer el trabajo del SAT por supuesto.

A partir de ello las participaciones han crecido 3.9 por ciento real respecto al 2015. Sólo hay que destacar que de mantenerse la tendencia actual, en 2017 se tendrán que regresar los recursos del FEIEF, incluido el 20 por ciento pagado a los municipios, y en el caso de los 12 estados con nueva administración, lo harán los siguientes gobernadores y los siguientes presidentes municipales, donde hayan cambiado, por ejemplo Oaxaca con sus 570.

Sin embargo para 2017 es conocido que el presupuesto será restringido y ello obliga a varias acciones a los órdenes subnacional y local. Primero tener un gasto público más eficiente y transparente, ajustar desde el principio sus posibilidades, sugiriéndoles que piensen más en cumplir con sus tareas, que en la reelección, para el caso de los que ya pueden acceder a ella. Pero sólo lo lograrán si hacen buenos gobiernos, con honradez en los hechos, no sólo en el discurso.

La otra vertiente es la del ingreso, cumplir con sus obligaciones recaudatorias, teniendo presente que recaudar no implica “un costo político”, sino hoy todo lo contrario. Siempre y cuando apliquen correctamente la ley y los ciudadanos sepan cómo se gastan sus impuestos, de ahí la importancia de la vigilancia ciudadana y la transparencia.

Por otra parte, los 2 mil 445 municipios del país y la CDMX, recaudaron en 2015, 43 mil millones de pesos, de los cuales el 33 por ciento se dio en la Ciudad de México, el 12 por ciento en el Estado de México, 7 por ciento en Jalisco y 5 por ciento en Nuevo León, juntos el 56 por ciento.

El incremento más importante de 2014 a 2015 se dio en la capital del país, que pasó de 30 a 33 por ciento, siendo la unidad entidad que recauda más de lo que recibe de participaciones, por mucho por cierto.

Su Tesorería también ha hecho una gran labor por las finanzas de la Ciudad.

Los municipios deben capacitarse sobre lo que deben, pero más sobre lo que no deben hacer con los recursos públicos y aquí tienen una gran tarea que realizar los órganos de control de los Congresos locales, esto es fiscalizar que los municipios cumplan con su deber de recaudar, esto es no sólo fiscalizar el gasto, también el ingreso.

Hay municipios donde el presidente o presidenta municipal manejan las chequeras del ingreso y determinan día a día el gasto, personalmente, dando signos externos inmediatamente de riqueza mal habida. El gasto federalizado lo usan fuera de norma.

Por ello es claro que sin eliminar la corrupción en el municipio, será difícil sortear las crisis.

También te puede interesar:

Importancia estratégica del FAIS

Más trampas para Veracruz: el impuesto a las nóminas

Centralismo y financiamiento educativo

>