Opinión

Retórica segmentada

  
1
  

  

Elecciones EU.

Las convenciones Republicana y Demócrata ofrecieron magnos ejercicios de retórica a lo largo de las dos últimas semanas. Se apilaron palabras, frases, marcos referenciales y diversos recursos discursivos que buscan persuadir a los votantes y definir lo que está en juego en las elecciones de noviembre. Las ideas se movieron en un amplio espectro, desde frases bien planeadas (“tenemos la capacidad de moldear nuestro propio destino”, “el sueño americano es algo que ningún muro puede detener”, “la democracia no es un deporte de espectadores”, según afirmó el presidente Obama en su discurso la noche del miércoles), hasta momentos de respuesta jazzísticamente improvisadas (“no abucheen, voten”, dijo el propio Obama al oírse un rechazo al candidato republicano).

Las armas retóricas se mostraron de izquierda a derecha y de arriba abajo. Contra el 1.0 por ciento, contra los demagogos, contra la diversidad, por la clase media, contra lo que pegue entre los votantes. El aplaudido discurso de la primera dama inspiró visiones apocalípticas de cómo un botón nuclear o el mando de las fuerzas armadas no puede estar en manos de alguien que no sea ecuánime y estable. Esta no es una típica elección de izquierda y derecha, entre demócratas y republicanos, sino de quiénes son los estadounidenses, se escuchó en uno de los discursos centrales.

Es factible que si usted escuchó algunos de los discursos haya llegado a una conclusión evaluativa: me gustó, qué bueno estuvo; o no me gustó, fue bastante malito. Pero lo cierto es que mucho del arsenal discursivo se basa en lo que los líderes políticos y sus asesores leen en las encuestas. Por ello, la retórica es hasta cierto punto segmentada. Si a usted alguna frase no le gustó, piense en qué tipo de elector sí se siente atraído por ella. Uno escucha al político en turno hablando específicamente a cierto grupo de electores.

Unos de los segmentos de votantes que está en juego son los seguidores de la revolución política. Bernie Sanders enfrentó esta semana la no fácil tarea de llamar a sus seguidores a trasladar su apoyo a Hillary Clinton en noviembre, pero Trump también miró hacia los sanderistas decepcionados y los invitó a verlo a él como opción o, en el mejor de los casos, a votar por el partido verde, pero no por Hillary.

El electorado independiente será crucial en las elecciones, y precisamente como independiente, Michael Bloomberg pidió a ese segmento de electores su voto a favor de Hillary Clinton, no por lealtad partidaria sino “por amor al país”. Así que algunos mensajes se confeccionaron para procurar la unidad de los demócratas y los progresistas, otros al segmento de independientes, y otros más cruzaron líneas partidarias. El presidente Obama habló directamente a los posibles republicanos insatisfechos a que reflexionen lo que se dijo en Cleveland, sede de la Convención Republicana la semana pasada: no les va a parecer ni muy republicano, ni muy conservador, afirmó el mandatario.

Las encuestas indican que los dos candidatos presidenciales principales, Clinton y Trump, cuentan con altos índices de impopularidad. El asunto no es solamente que polaricen al electorado en dos campos diferentes, uno azul y otro rojo, sino que hay electores azules (demócratas) que no están convencidos de Clinton y electores rojos (republicanos) que no ven con buenos ojos a Trump. Esta podría ser una elección con un alto grado de deserción partidaria en el voto. Acaso por ello escucharemos más retórica que cruce las líneas partidarias.

Escuchar a Tim Kaine, el compañero de fórmula de Clinton, dejó claro que su figura y discurso refuerza el llamado al voto hispano con un pulido castellano, pero que va por un electorado de centro-derecha medianamente conservador. Esta apuesta revela que el equipo de Clinton da por hecho que la operación cicatriz va a funcionar y que la exsecretaria de Estado tendrá asegurado el voto progresista que hoy prefiere a Bernie Sanders. Habrá que ver. Su marido en 1996 apostó así y le funcionó. Pero estos son otros tiempos y otra elección.

Twitter: @almorenoal

También te puede interesar:

Preferencias móviles
Insatisfechos
Relevo tricolor