Opinión

Retiro del estímulo monetario del Fed: el gran tema de 2014


  
A partir de mayo de 2013, los mercados financieros internacionales y locales han reaccionado de una manera violenta y se han registrado pérdidas importantes en una gran cantidad de activos financieros, particularmente en los de renta fija de mediano y largo plazo. Como lo he comentado en este espacio con anterioridad, creo que esta reacción se debió principalmente a que los participantes de los mercados no esperaban que el comité de política monetaria del Banco de la Reserva Federal (Fed) en EU comenzara a señalar la posibilidad de retirar el estímulo monetario (o tapering), con datos económicos similares a los de 2012, justo cuando el Fed decidió implementar el tercer estímulo cuantitativo (o QE3). El QE3 consta de una fuerte inyección de liquidez, mediante compras de activos financieros por 85 mil millones de dólares al mes, vigente hoy en día. Ya van más de siete meses de volatilidad en los mercados desde que miembros del Fed comenzaron a discutir este tema y al día de hoy no sabemos qué es lo que va a hacer el comité de política monetaria del Fed y cuándo.
 
 
En cuanto a los datos económicos clave para el Fed, no hay duda que la tasa de desempleo en EU ha disminuido de 7.8 por ciento en 2012 a 7 por ciento en noviembre de 2013 y que tanto las ventas de casas (existentes y nuevas), como los precios de los inmuebles han mostrado una tendencia creciente. No obstante lo anterior, la reducción que ha observado la tasa de desempleo ha ocurrido debido principalmente a una disminución en la tasa de participación de los trabajadores, en lugar de ser por una aceleración en la generación de empleos. Es decir, que amas de casa, por ejemplo, que tenían un empleo antes de la crisis de Lehman Brothers, o personas que se querían retirar hace algunos años y que han estado buscando trabajo, sin encontrarlo, ahora se han frustrado y no buscan emplearse más. Por otro lado, la mejoría en los indicadores inmobiliarios no ha venido acompañada por un repunte en el crédito hipotecario, por lo que la mejoría en el mercado inmobiliario no es necesariamente sostenible, máxime si ahora han estado subiendo las tasas de préstamos hipotecarios. En mi opinión, éstas han sido las razones por las que los miembros del comité de política monetaria del Fed han dudado sobre el momento ideal para comenzar a reducir el estímulo monetario.
 
 
Por el momento no se sabe con certeza si el Fed iniciará el tapering tan pronto como mañana (18 de diciembre) o a inicios de 2014. Personalmente creo que no será mañana y pronostico que el Fed decidirá hacerlo al menos hasta marzo de 2014 debido a dos factores. Por un lado, creo que el comité de política monetaria se esperará a ver mayor fortaleza en los datos económicos de EU. Por otro lado, creo que los miembros del Fed esperarán a que se concrete la sucesión de su presidente, de Bernanke, a Yellen, que ocurrirá a finales de enero.
 
Independientemente de cuándo ocurra el inicio del tapering, el ritmo y la forma en cómo se va a llevar a cabo van a ser los temas dominantes en los mercados financieros internacionales en el 2014. Entre las consecuencias más visibles se encuentran la alta probabilidad de que salgan cantidades importantes de capital de mercados emergentes y que el incremento generalizado de las tasas de interés de mediano y largo plazo alrededor del mundo pueda frenar la recuperación económica global, sobre todo en los países y regiones donde ésta es más frágil. No obstante, es probable que a pesar de esto México pueda salir adelante. Por un lado, la salud financiera que México observa en las cuentas externas –como cuenta corriente, nivel y perfil de vencimientos de la deuda interna y externa, así como las reservas internacionales, entre otras-, aunado a la aprobación de reformas estructurales ha propiciado que los inversionistas extranjeros continúen aumentando sus posiciones en México, a pesar de los temores sobre el tapering. Por otro lado, si el Fed lleva a cabo el inicio del tapering, es probable que esto signifique que la economía norteamericana está repuntando de manera sostenible. Si es así, dadas las fuertes ligas económicas con EU, esto será bueno para México, ya que significará que la actividad económica en nuestro país también se fortalecerá.
 
 
Twitter: @G_Casillas