Opinión

Repensando la infidelidad
(primera parte)

     
1
     

      

Infidelidad. (Imagen: pixabay.com)

Esther Perel* nos invita a volver a pensar qué significa una infidelidad, más allá de los conceptos repetidos de memoria, que la entienden como la más alta traición dentro de una relación amorosa. La gente sigue creyendo, como si fuera materia de fe, que los hombres son más infieles que las mujeres y que sus motivaciones para serlo son el aburrimiento y el miedo a la intimidad. Que las mujeres lo son menos y que lo hacen por soledad y por anhelo de intimidad. Los estereotipos masculinos y femeninos, gracias a cambios sociales como la liberación femenina y la liberación sexual, tienen cada vez menos que decirnos sobre quiénes somos los hombres y las mujeres de nuestro tiempo.

Tendríamos que empezar por preguntarnos si cuando se descubre una infidelidad debería ser siempre el final de la relación o si es posible la reparación de los mil pedazos en los que se destruye la pareja.
Vale la pena preguntarse también qué es la infidelidad, porque no hay una definición universal, hoy menos que nunca con la popularidad que han cobrado las salas de chats, los masajes con final feliz, la pornografía, las aplicaciones para ligar, el sexting y el consumo de prostitución vía internet.

Una aventura o affaire es una relación secreta en la que se da una conexión emocional y química sexual. Es un tipo de relación que recibe el juicio sumario de la mayoría, pero es una realidad muy común y pobremente entendida. Este acto de transgresión le puede robar a la pareja su estabilidad y su identidad.

Existe un doble estándar moral para hombres y mujeres: de ellos se espera que presuman y exageren sus conquistas; ellas prefieren esconderse, minimizar y negar sus deseos por seguridad (son 9 los países en los que es legal matar a las mujeres por cometer infidelidad).

La infidelidad hoy es mucho más fácil de practicar y también más simple de descubrir. El dolor del traicionado, dice Perel, es como una muerte causada por mil heridas cuando se descubren conversaciones en el chat, intercambio de correos, fotos, estados de cuenta, evidencias de viajes. Una historia paralela de amor clandestino.

Cuando el matrimonio era una institución económica, su disolución amenazaba la seguridad material. Su finalidad era la sobrevivencia y la cohesión social. La monogamia no tenía nada que ver con el amor y solo tenía sentido para saber de quién eran los hijos y a quién se heredaría el patrimonio.

Desde mediados del siglo XVIII y hasta la actualidad, el matrimonio se transformó en una decisión romántica por lo que romper la monogamia comenzó a amenazar la seguridad emocional. Querer casarse o vivir con alguien porque lo amamos es un fenómeno cultural más o menos nuevo. La soledad provocada por el individualismo en las sociedades urbanas convirtió al amor de pareja en un ideal y durante mucho tiempo, monogamia significó una pareja para toda la vida. Quizá hoy, para algunos, signifique una sola pareja a la vez. El sexo dejó de ser solo reproductivo, se volvió recreativo y se transformó en una expresión de nuestra identidad. El amor derivó en matrimonio, en monogamia sexual y en intimidad, convirtiéndose así en la nueva religión donde hombres y mujeres buscan significado y trascendencia. El ideal romántico afirma que una sola persona puede llenar todas las necesidades y ser amante, amigo, padre y madre, confidente, compañero emocional y un par intelectual. Uno y solo uno es el elegido; por tanto, la infidelidad rompe la identidad de ser único. No soy quien pensaba que era, mi pareja no es quien yo pensaba y ahora no sé quiénes somos. Es una crisis de identidad y de confianza.

Mientras más maravillosa y especial se crea la pareja o alguno de sus miembros, mayor el dolor. La infidelidad confirma que no somos excepcionales para quien dice amarnos.

*Perel, Esther, The state of affairs: Rethinking infidelity, Yellow Kite, 2017


Vale Villa es psicoterapeuta sistémica y narrativa. Conferencista en temas de salud mental.

Twitter: @valevillag

También te puede interesar:

¿Qué hacemos con el rechazo?
Cuando el amor duele (segunda parte)
Cuando el amor duele