Opinión

Renegociación y votos 

    
1
   

    

Elecciones y TLCAN. (Especial)

Esta semana inició el proceso de renegociación del TLCAN. Los expertos nos irán reportando lo que se avance, retroceda y cambie acerca del tratado comercial, pero quienes vemos todo en función de popularidad, apoyo político y votos, ya empezamos a especular un poco acerca del posible impacto de la renegociación en los procesos electorales de 2018.

Según los datos de encuestas que hemos realizado en El Financiero, la postura que tienen los electores mexicanos con respecto al TLCAN sí se relacionan con su preferencia política. Quienes apoyan la renegociación del TLCAN son más probables de votar por el PAN, mientras que aquellos que están más a favor de que México se salga del tratado comercial, apoyan más a Morena.

Para ponerle datos a esto, la encuesta nacional realizada en marzo pasado indica que el 54 por ciento de los entrevistados apoya renegociar el TLCAN, mientras que el 31 por ciento manifestó su preferencia de que México se salga del tratado comercial.

Entre los mexicanos que apoyan la renegociación, el 37 por ciento dijo que daría su voto a la candidata presidencial puntera del PAN, mientras que el candidato presidencial de Morena obtuvo 28 por ciento y el del PRI 24 por ciento. Esta es una diferencia sustancial que claramente indica que el blanquiazul es favorecido por los mexicanos que esperan un buen proceso de renegociación y continuidad del TLCAN.

Por el contrario, entre quienes prefieren que México se salga del tratado comercial, el 35 por ciento daría su voto al candidato presidencial de Morena, 27 por ciento al PAN y 23 por ciento al PRI. Las preferencias políticas se polarizan con claridad entre el PAN y Morena como los campos opuestos en el debate sobre el TLCAN.

Se trata de una diferenciación ideológica importante que también se ve reflejada en la identificación de izquierda y derecha de los electores. De los que se identifican como de derecha, el 60 por ciento apoya la renegociación y 26 por ciento la salida del TLCAN. Entre los que se identifican como de izquierda, el 48 por ciento está a favor de la renegociación y el 41 por ciento de la salida.

Estos datos indican que detrás de las discusiones en torno al tratado, por técnicas que éstas sean, hay un amplio espacio para la politización del proceso: la renegociación es politizable.

El apoyo al PRI no se diferencia mucho en este eje de debate ideológico, pero las encuestas revelan que el priismo puede ser mucho más sensible al interés material y los beneficios tangibles que la renegociación pueda traer.

Según la encuesta nacional realizada en junio, el 26 por ciento de los entrevistados dijo tener familiares en Estados unidos de los cuales recibe dinero. Entre este público receptor de remesas, la intención de voto por el PRI alcanza 29 por ciento, mientras que el PAN y Morena empatan en 21 por ciento. En otras palabras, el PRI es más fuerte en-re los receptores de remesas, por lo que este tema en particular podría ser altamente sensible para el partido gobernante.

Las discusiones técnicas de la renegociación quizás serán difíciles de digerir para una buena parte de la opinión pública, pero no dudo que los partidos y los presidenciables se encarguen de traducirlas y de politizarlas. Por ello, el timing de la renegociación, así como sus resultados parciales, irán abonando a las campañas políticas de 2018.

Del otro lado de la frontera, podríamos esperar que el presidente Trump vaya alimentando con buenas noticias a la opinión pública norteamericana, destacando los beneficios de la renegociación, por simbólicas que éstas sean. En noviembre de 2018 habrá elecciones en Estados Unidos, y la renegociación es una oportunidad para que Trump pueda abonar puntos a su decaída popularidad.

Para el gobierno de México será crucial encontrar la reacción adecuada a las noticias que vaya dando Trump, ya que de este lado pueden ser también buenas, o bastante malas, con las implicaciones correspondientes para el partido gobernante. Esto significa que, además de un dream team negociador, también hará falta un dream team comunicador.

columnamoreno17ago.jpg


Twitter: @almorenoal

También te puede interesar:
Priistas
Los anti
Movilidad y voto en la capital