Opinión

Remesas: cayeron, pero van a recuperarse


 
 
En febrero volvieron a caer las remesas que envían nuestros paisanos, pero seguramente van a recuperarse.
 
Ayer, el Banco de México nos confirmó una historia que viene ocurriendo desde hace cerca de 8 meses.
 
Las divisas obtenidas por las remesas enviadas por nuestros connacionales decrecieron fuertemente en febrero.
 
La caída fue de 11.1% respecto al mismo mes del año pasado. El número de envíos bajó en 2.9 %, equivalente a 159,000. Pero también descendió el monto promedio de cada remesa en 8.4%, lo que equivale a 27 dólares menos por envío.
 
Este descenso refleja claramente que los ingresos de nuestros paisanos van a la baja en Estados Unidos y que le dan prioridad a gastarlos en su propio sustento, recortando lo que mandan a sus parientes en México.
 
Pese a que la tasa de desempleo en Estados Unidos se ha reducido respecto a los momentos más graves de la crisis, los salarios en general crecen cada vez menos en términos nominales.
 
Al cierre de 2012, el incremento anual promedio de los costos laborales en EU fue de 1.9% respecto al final de 2011.
 
El incremento promedio de los precios para nuestros vecinos del norte fue de 2.0% anual, lo que implica que el poder adquisitivo de los salarios se mantiene constante en términos aproximados.
 
A pesar de este comportamiento, trabajar en Estados Unidos sigue siendo muy atractivo para millones de paisanos.
 
El registro del Bureau of Labor Statistics del gobierno estadounidense contabiliza 16.3 millones de 'hispanos' trabajando, sin distinguir si son legales o ilegales.
 
Esto significa un incremento de 7.6% contra 2011.
 
En contraste, el número de trabajadores blancos aumentó sólo 0.5% y el de los negros 5.4, por referir los 3 grupos étnicos más numerosos en EU.
 
 
 
Aunque el salario promedio de un trabajador de origen 'hispano' fue 28% inferior al de un trabajador blanco, sigue siendo muy atractivo respecto a los ingresos promedio en México.
 
El año pasado, el salario mensual promedio para los "hispanos" fue de dos mil 434 dólares. Si se convierte a pesos, el resultado es de 30 mil 428, aun con la apreciación de nuestra moneda.
 
El año pasado, en la economía formal de México cerramos con un salario promedio mensual de 8,600 pesos, 71% más bajo que el promedio de Estados Unidos para la minoría 'hispana'.
 
Regresando al tema de las remesas, si supusiéramos que son mayormente enviadas por indocumentados y que cada quien manda una por mes por familia, nos encontraríamos con alrededor de 5.5 millones de envíos.
 
Si fuera uno por hogar, querría decir que más o menos 1 de cada 6 hogares en México recibe ingresos vía remesas y que nuestros paisanos envían algo así como la cuarta parte de sus ingresos totales.
 
Cuando la economía estadounidense entró en crisis en 2008, de inmediato se cayeron las remesas. Entre diciembre de 2009 y el mismo mes de 2007 hubo un retroceso de 20%.
 
La nueva desaceleración de EU hace inevitable este retroceso que ya tiene varios meses.
 
Pero, lo más probable es que, a la larga, igual que la economía estadounidense, se va a recuperar por la flexibilidad que tiene; los ingresos derivados de las remesas seguramente van a crecer.
 
No sabemos en qué momento empezarán a hacerlo, pero lo van a hacer.
 
Y otra estrella que se va a alinear en la estrategia de este gobierno, es que, muy probablemente, hacia la mitad del sexenio, los ingresos por remesas van a subir, y con ellos los grupos más pobres van a beneficiarse... por obra y gracia de la recuperación en Estados Unidos.
 
enrique.quintana@elfinanciero.com.mx