Opinión

Relevo ordenado y oportuno en el Banxico

 
1
 

 

ME. El reto de proyectar confianza en Banxico.

El inicio de febrero no sólo representa transitar a un mes que deja atrás un enero muy complicado para el país, sino que abre la oportunidad de empezar a trabajar en distintos temas de la agenda nacional.

Enero será recordado por los incrementos en los precios de los combustibles, las molestias de la población y los saqueos de tiendas, el disparo de la inflación, los máximos históricos del dólar y los comentarios del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contra México.

Hoy es la apertura del segundo periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión, que inicia con muchos retos, como dijo el senador Pablo Escudero, presidente de la mesa directiva de la Cámara alta.

Escudero expuso que “el arranque de la nueva administración en Estados Unidos ha traído consigo desafíos que nuestro país debe enfrentar de manera unida”.

Sin embargo, los distintos llamados a la unidad no proponen retomar los asuntos pendientes de la agenda nacional, como desigualdad, Estado de derecho, inseguridad, impunidad y corrupción, que están lejos de tener una solución.

Y se suman a temas como la discusión de la Fiscalía General de la República y de la Ley de Seguridad Interior, así como el nombramiento del fiscal anticorrupción, entre otros pendientes legislativos.

Pero hay un tema de la mayor importancia que hasta ahora no figura en los pendientes: la aprobación de la designación presidencial para gobernador del Banco de México, en sustitución de Agustín Carstens a partir de julio próximo.

Es muy probable que en el periodo ordinario que inicia hoy, el presidente Enrique Peña envíe al Senado su propuesta para cubrir la vacante que dejará Carstens en cinco meses.

El presidente dijo en diciembre a un grupo de comunicadores que no será un “nombramiento político” y que iba a tomar su tiempo para analizar los perfiles de los candidatos y elegir al mejor.

Peña está consciente de que la Ley del Banxico establece que, para ser designado miembro de la Junta de Gobierno, se debe ser ciudadano mexicano por nacimiento y no tener más de 65 años cumplidos en la fecha de inicio del periodo del cargo.

A mediados de enero, el IMEF planteó la conveniencia de reducir la incertidumbre y tener un relevo ordenado en el Banxico, por lo que llamó a realizar el nombramiento del nuevo gobernador en las próximas semanas.

Su presidenta nacional, Adriana Berrocal, dijo al reportero que “tenemos la inquietud de que el gobernador Carstens va a retirarse en julio y vemos largo el periodo para estar con la incertidumbre de quién va a ser su sucesor.

“Hay varios candidatos que cumplen con el perfil técnico y pensamos que sería bueno para la confianza de los inversionistas (…) que se nombrara (a su sucesor) y que hubiera un relevo ordenado (…), y no que esperemos hasta julio y que sigamos con ese tema pendiente”.

En efecto, la designación del próximo gobernador del Banxico es clave para reducir la incertidumbre sobre la evolución de la economía y la moneda mexicanas en las siguientes semanas.

Esperemos que la propuesta de Peña para cubrir la vacante de Carstens se envíe al Senado en este periodo de sesiones, que concluye en abril.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
La ‘burbuja de incertidumbre’
Momento de defender el TLCAN
Por comenzar, la "película de terror"