Opinión

Relanzar al gobierno
o quedarse en la lona

   
1
   

  

CNTE

La salida de Chuayffet del gabinete y la recomposición del equipo gobernante deben ser la consecuencia de haber echado para atrás la evaluación de los maestros y, con ello, de haber violado la Constitución.

Ese reacomodo debe darse el 8 de junio porque el gobierno tiene tres años por delante y no los puede pasar en la lona, abatido por el chantaje de los violentos.

Relanzar el gobierno es la principal tarea del presidente Peña Nieto, para obtener el respaldo ciudadano que necesita en la puesta en marcha de la reforma educativa.

No se vale rajarse. ¿Cómo que la evaluación para el ingreso, promoción y permanencia de maestros, se suspende de forma indefinida?

Eso es tanto como decir que se suspenden de manera indefinida los requisitos para ser candidato presidencial, o las garantías individuales. Son preceptos que están en la Constitución y no se pueden cambiar salvo que lo haga el Congreso federal y la mayoría de los estatales.

El gobierno tiene que juntar fuerzas para aplicar la ley, y que se hagan los exámenes de evaluación y promoción en junio y julio, y febrero y marzo de año entrante, como estaba previsto.

Necesita fuerza política para implementar la reforma educativa, y eso demanda relanzar al gobierno. Cambio de planes, de caras, y renovar alianzas.

La confrontación con la CNTE es inevitable. Antes de las elecciones el gobierno no los pudo frenar ni neutralizar. Le tomaron el pelo con el cuento que echando para atrás la evaluación docente se apaciguaría el movimiento.

Ayer mismo iniciaron su huelga en demanda de retiro total de la reforma educativa y aumento salarial del cien por ciento. De paso desquiciaron al DF, tomaron oficinas del INE y quemaron papelería electoral en el Istmo de Tehuantepec.

Necesitamos un gobierno fuerte para aplicar la ley, pues el día que lo haga un amplio sector de la opinión pública se le va a ir encima. Pero si no lo hace es peor.

El día que meta a la cárcel a los líderes de la CNTE o disuelva con la fuerza una manifestación violenta, esa misma opinión pública que hoy le pide actuar se le va a voltear en contra.

Al primer toletazo van a salir los defensores de los maestros “víctimas de la represión del Estado”. Y si hay un muerto, más grande será la condena.

Si atacan al Estado por actuar contra Los Zetas y el Cártel Jalisco Nueva Generación, con mayor razón lo van a golpear si les pone un alto a la CNTE y la CETEG por sus actos violentos.

Ni modo, tienen que hacerlo. Para eso querían gobernar: para resolver problemas.

Urgen cambios de personas que no han estado a la altura de los retos, como en educación, y cambios de políticas que fortalezcan al gobierno dándole mayor respaldo ciudadano.

A pesar de todos los riesgos, el choque contra la CNTE puede ser una buena oportunidad.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Los motivos del repliegue ante la CNTE
Con la novedad de que va a ganar el PRI
Quitarle Guerrero a narcos y violentos