Opinión

Reivindican a James Lovelock y el átomo


 
El cambio climático es irreversible y el mundo tendrá que prepararse a un aumento de la violencia que no sólo se deberá al incremento de la temperatura, sino también a la escasez de recursos básicos, como el agua y los alimentos, que generará este fenómeno, junto a los grandes desplazamientos demográficos en los países más afectados. Para evitar que el calentamiento global se acelere, sin embargo, un grupo de destacados científicos acaba de reiterar la polémica iniciativa que enunció en 2004 James Lovelock para impulsar la energía nuclear.
 
 
Si bien hace sólo nueve años el reloj planetario ya había marcado la “hora cero” en que sería imposible frenar el alza de la temperatura en dos grados ––lo que en 2050, dice el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de Naciones Unidas, “exacerbará los problemas de salud”––, Lovelock fue el primero de los científicos más reconocidos que se atrevió a proponer al átomo como alternativa al petróleo, el carbón y el gas que causan el efecto invernadero y que, desgraciadamente, ahora atraviesan por un nuevo auge gracias al fracking que multiplica la producción de hidrocarburos en todo el mundo.
 
 
El desarrollo de las fuentes alternativas y limpias, como la eólica y la solar, llegó demasiado tarde, probablemente retrasada por los millonarios intereses que se ocultan tras el lobby de los combustibles fósiles. No pueden crecer a la velocidad suficiente “y no podemos darnos el lujo de darle la espalda a cualquier tecnología” que reduzca las emisiones contaminantes, señalan en una carta a ecologistas y gobiernos James Hansen, ex científico de la NASA; Ken Caldeira, de la Institución Carnegie; Kerry Emanuel, del Tecnológico de Massachusetts y Tom Wigley, de la Universidad de Adelaida.
 
 
Predicción
 
Eso es, precisamente, lo que dijo el británico Lovelock, acostumbrado a la polémica e incluso al ostracismo desde que hace 50 años planteó la teoría de Gaia, según la cual el planeta es un todo capaz de autorregularse. Hoy, a sus 94 años y aún después de Fukushima, el hombre que también inventó el detector de captura de electrones, mediante el cual se descubrió la existencia de los clorofluorocarbonatos (CFC) que alteran el equilibrio atmosférico, ha quedado una vez más reivindicado. Para el mundo, no obstante, ya es tarde. De cara a la reunión que este mes efectuará la Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático en Polonia, sin expectativas de avance, Lovelock también predijo que en menos de un siglo el fenómeno se extenderá por un periodo de 100 mil años, tras los cuales nuestra civilización ya no será igual.