Opinión

Regias preocupaciones

En los círculos informados del sector energético mexicano causaron preocupación las declaraciones de Álvaro Fernández Garza, presidente de la Caintra de Monterrey, en las que resaltó la excesiva discrecionalidad de la autoridad que aparece en algunas de las leyes secundarias en materia de energía.

Y es que Fernández Garza no sólo es el líder de los industriales en la capital neoleonesa, sino que es ni más ni menos que el director general de Alfa.

Los de esa empresa que preside Armando Garza Sada no esperaron a la reforma energética sino que hicieron “la suya” y de plano se fueron a invertir en hidrocarburos fuera del país, notoriamente en Texas. Además, ya declararon que se quieren convertir en una empresa petrolera en serio.

Si a un inversionista potencialmente tan importante no le convencen las leyes, hay que ver qué se puede hacer porque seguramente no serán los únicos que así piensen. Ahí le hablan senador Penchyna.

Un gira diferente


No es que el rey Juan Carlos haya tomado la decisión de abdicar porque dentro de unos días lo estará visitando el presidente Peña Nieto, pero ya tocó la coincidencia.

Pese a que faltan todavía semanas para que se haga efectiva la abdicación, la visita de Estado a España va a ser ahora totalmente diferente para el gobierno mexicano.

Tendrá que estar atento a quien todavía es el jefe de Estado y encabeza la Corona española, pero más aún a lo que piense y diga el príncipe que ya será el que esté al frente en el futuro inmediato.

Hasta el último momento

Todo indica que será hasta el final, final, final, que el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas decida de plano excluirse de la contienda por el PRD.

Sus declaraciones respecto a que aceptaría la presidencia si lo respaldan todas las corrientes, parecen indicar que todavía le apuesta a que naufrague la candidatura de Navarrete, que sería la única forma de habilitarse.

Así que nadie le podrá decir al ingeniero que no es persistente.