Opinión

Regañiza

Le ganaron la nota a Ernesto Cordero. El despliegue mediático del exsecretario de Hacienda para su lanzamiento como candidato a la dirigencia nacional panista se opacó con el ‘estatequieto’ que les puso doña Cecilia Romero, la presidenta interina del partido, a sus senadores.

Esta vez José Luis Preciado no llegó con mariachis al Senado, pero sí metió mucho ruido cuando anunció la decisión de su bancada de retirarse de la mesa de negociaciones de la reforma energética.

Y aunque todavía no llegan las leyes secundarias en materia de energía, la presidenta interina del PAN le dio un fuerte jalón de orejas al de Colima, tanto que le dejó claro que podría no reconfirmarlo como jefe de la bancada albiazul si seguía en ese plan. Y, por cierto, tiene facultades para cambiarlo.

Lo más grave para Preciado es que José González Morfín tampoco le hizo segunda voz. Los panistas ocuparon el día hablando de Oceanografía y de la reforma energética. Y Cordero, bien gracias.

Reformas a la vista

Si usted es de los que están ansiosos porque ya lleguen las leyes secundarias de la reforma energética y de telecomunicaciones al Poder Legislativo, le tenemos buenas noticias.

Todo indica que ahora sí ya es asunto de días, y es probable que la mismísima semana que viene llegue por lo menos la de telecomunicaciones, aunque no descarte que también llegue el paquete de energía, pese al fangoso caso de Oceanografía.

Papelito habla

Para Ripley la promesa del exjefe de gobierno Marcelo Ebrard. Ofreció poner a disposición de las autoridades correspondientes 25 mil copias fotostáticas de los expedientes relativos al proceso de construcción de la Línea 12 del Metro, la “Línea Dorada”.

Lo único que sería sensato es que no vayan a entregar la documentación usando los autobuses alternos que se pusieron en las estaciones cerradas, porque los papeles ¡llegarían convertidos en confeti!