Opinión

Refugio para las lluvias del sur


1
JERÓNIMO


Jerónimo

Dirección: Av. San Jerónimo 369, Col. Tizapán, Delegación Álvaro Obregón

Teléfonos: 5550-5590

Twitter: @Jeronimo_MX

Horarios: Lunes a miércoles, de 8:00 a 23:00; jueves a sábado, de 8:00 a 00:00; domingo, de 8:00 a 18:00 horas

Precio: $300-$500 por persona

Tiempo: Puedes comer en una hora

Compañía: Negocios, compañeros de trabajo, amigos

Tarjetas: American Express, Master Card, Visa; crédito y débito.

Una tormenta me dejó atrapado hace unos días en el sur de la ciudad. No es un secreto que por la zona del Pedregal hay pocas opciones y entre mi hambre y que la lluvia me impedía ir muy lejos, decidí entrar a un lugar que es relativamente nuevo y que busca distinguirse con su oferta: Jerónimo.

Lo primero que llama la atención es la gran cantidad de opciones que se encuentran en el menú. Hay un poco de todo y pareciera que no tienen un concepto definido. Pero si mira la descripción que ellos mismos hacen del lugar, todo cobra sentido: “cocina de aquí y de allá”. Así que en este lugar del grupo de Alberto Ituarte podrá encontrar algo para cualquier antojo, desde una sopa de cebolla caramelizada, unas croquetas de cochinita pibil hasta algunas opciones de sushi.

Comience con unos tacos de rabo de buey en su jugo. Son cuatro tacos de buen tamaño con una carne sumamente suave y jugosa y bien condimentada. Lo único que le falta es bastante sal, así que pida un poco de sal en grano. Agregue un poco de guacamole, salsa y listo.

Otra opción sencilla para comenzar son las coliflores fritas con limón amarillo, salsa de tahini -hecha a partir de ajonjolí- y salsa de chile cuaresmeño. El sabor del limón es dominante, con una acidez que resulta muy fresca y que complementa bien el sabor de la coliflor frita. Las dos salsas son difíciles de percibir y pareciera un plato fácil de preparar en casa, pero es una entrada muy agradable.

Si su antojo es más mexicano, pida la crema de elote blanco con chochoyotes con epazote y cilantro. Es una crema de textura suave, pero tan densa que parece espesada. Sabe, como sería de esperarse, a maíz ligeramente dulzón, con tres chochoyotes -bolitas de maíz- que refuerzan este sabor, donde el epazote pasa casi inadvertido.

Uno de los mejores platos de Jerónimo debe ser el arroz japonés con pesca del día. Es un arroz dulzón con verduras salteadas y salsa teriyaki que le brinda mayor complejidad. Tres trozos de pescado van en la parte superior. Mezclarlo todo es lo mejor que puede hacer.

La cazuelita de pollo orgánico con hongos ahumados y espárragos es menos emocionante. El sabor del pollo es bueno, los hongos tienen un sabor muy intenso, pero el arroz que le sirve de acompañamiento pasa sin pena ni gloria.

Lo que cambiaría: los precios parecieran un poco altos para la complejidad de los platos. En el arroz japonés podrían agregar un poco más de pescado, pues tres pequeños pedazos no son suficientes.

Lo que me faltó: sus pizzas ocupan un lugar importante en el menú y no pude probar ninguna. Me faltó estómago para probar algunos de sus postres, así que quedará pendiente.

Twitter: @ysusi