Opinión

Reducir la incertidumbre

1
     

     

Camioneta atrapada en el agua. (Cuartoscuro/Archivo)

Nadie sabe qué traerá el futuro. Con todo lo común que es esta frase, no parece que entendamos bien qué significa. Significa que mañana podemos tener mucho más que hoy, o mucho menos. Significa que mañana podemos no contar con trabajo, con ahorros, con salud, con nuestra familia o con nuestra vida. Se oye feo, pero eso significa.

Afortunadamente, es muy poco probable que perdamos todo eso al mismo tiempo, o incluso algo de lo mencionado. Pero como todo eso es valioso, aunque la probabilidad de que se pierda es pequeña, la pérdida merece considerarse. Por ejemplo, si usted tiene un auto con valor de 200 mil pesos y la probabilidad de que lo pierda en este año (por robo, accidente, o lo que sea) es de 10 por ciento, significa que el futuro tiene para usted una pérdida de 20 mil pesos en este año. Y otro tanto igual el que sigue, y así en adelante. No es que vaya a ocurrir, es que eso es lo que tendría usted que ir ahorrando cada año para defenderse de la incertidumbre.

Las cosas que no son valiosas, no importa si se pierden o no. Pero las cosas valiosas, que tienen una pequeña probabilidad de perderse, implican un costo futuro para usted. Si usted quiere enfrentar solo el costo, su vida puede ser una tragedia. Si se une a otros para hacerlo, puede ser más fácil.

Bueno, pues ésa es la razón de ser de los seguros. Todos los que tenemos auto tenemos una pequeña probabilidad de perderlo. Si nos repartimos el costo entre todos, para apoyar al que efectivamente lo pierde, será más barato para todos. Más importante aún, todos tenemos un riesgo importante de perder la salud. Si nos ayudamos entre todos, es mejor. Todos aportan una cantidad, y con eso se cubre a quien se enferme.

Hace muchos años, este tipo de esfuerzos conjuntos se hacían entre miembros de una comunidad, o de un gremio, porque los lazos entre ellos hacían poco probable que alguno quisiera abusar de los demás. Pero en las sociedades modernas apelar al sentimiento de comunidad es una receta para el fracaso. Es preferible hacerlo a través de instrumentos adecuados para esta modernidad: los seguros. Hay empresas que se dedican a reunir los fondos, autorizarlos a quien los necesita, vigilar que no haya abusos, y funcionan bastante bien.

Como le decía, se asegura lo que es importante y tiene una pequeña probabilidad de perderse. Si usted es sostén económico de otras personas, su vida es importante para ellos más allá de cuestiones sentimentales, si usted falta, esas personas pierden su forma de vida. Usted está obligado a asegurar su vida. No porque eso le garantice vivir más, que eso no ocurre, sino porque eso evitará que las personas que dependen de usted sumen a la tragedia humana la económica.

Por la misma razón, usted debe tener un seguro de gastos médicos mayores. Una enfermedad catastrófica, que las hay en abundancia, puede no matarlo pero incapacitarlo para seguir sosteniendo a otros. Peor aún, puede acabar con su patrimonio.

Finalmente, entre los seguros indispensables, está el del automóvil. No por el auto en sí, sino por el potencial daño a otras personas. El seguro de autos por daños a terceros es una obligación moral de todo aquel que tiene auto. Debería ser obligación legal, pero los populistas lo han impedido. Le sigo después de Semana Santa.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Inflación desigual
Todos somos iguales
Distribución