Opinión

Recupera Cuba la marca “Havana Club” en Estados Unidos

 
1
 

 

HavanA cLUB. (www.barmaninred.com)

La larga disputa en relación a la marca “Ron Havana Club” ha llegado a un nuevo punto de inflexión, al haber reconocido la Oficina de Marcas de EUA derechos de registro de la marca a la empresa estatal Cubaexport, que con este hecho recupera la posibilidad de reingresar al mercado de ese país en el mediano plazo.

De hecho, la disputa pone fin a 20 años de litigios en ese país, que tuvo también un capítulo internacional desarrollado como panel ante la Organización Mundial de Comercio, a la que se recurrió para recuperar una marca que los cubanos consideran patrimonio histórico desde su creación en 1878. Con esta resolución Cubaexport, en asociación con Pernord Ricard, asume el control mundial de la marca y la posibilidad de impulsarla para escalar hasta llegar a ser alguna de las primeras 15 de mayores ventas.

El juicio en relación a esta marca representa mucho más que la simple controversia mercantil por la titularidad de un signo distintivo; más bien, lo que está en juego es la confrontación entre dos posiciones políticas irreconciliables. La de los exiliados cubanos que huyeron de la isla en 1959 a buscarse una nueva vida en Estados Unidos, representada por la empresa Bacardí, y la de quienes se mantuvieron en la ideología comunista, sufriendo las consecuencias de un bloqueo comercial que inició en 1962 y que a la fecha no ha concluido.

Es este el tipo de disputas que permiten entender que las marcas no son meros distintivos de productos y servicios en el comercio, sino que, con su presencia y participación como valor simbólico, interactúan en las sociedades en que operan concentrando significados de su entorno; al propio tiempo, la sociedad misma las adopta como representación de una serie de reflejos y efectos que se condensan en las ideas que representan. En este particular caso, “Havana Club” fue la bandera de la resistencia; el mutilado intento por salir a vender el producto con mayor historia de la isla durante más de 50 años de cerrazón y sinrazón.

La controversia judicial se suma a otras que se han desarrollado en otras jurisdicciones que abracan desde España hasta Japón, y que lentamente están devolviendo el control a la empresa cubana. Lo ganado en Estados Unidos, sin embargo, es el más importante logro por ser emblemático y por el enorme tamaño del mercado, que sigue representando el 40 por ciento de las ventas de ron en el mundo.

Llama la atención que mientras otros países luchan con uñas y dientes por rescatar la propiedad de los nombres que consideran parte de su historia y de su proyecto de nación, otros miremos para otro lado respecto de indicaciones geográficas y denominaciones de origen que son valiosas propiedades intelectuales de pueblos y comunidades de productores mexicanos.

Identificadores comerciales como “tequila” y “mezcal” han probado ser grandes potenciadores de crecimiento y exportadores eficaces de la cultura mexicana hacia otras latitudes. Mientras no tengamos una ley que haga justicia a estas denominaciones, seguiremos perdiendo trascendentales resortes de desarrollo.

También te puede interesar:

El Chapo ®

Buenos auspicios para franquicias en 2016

Inician Cartier y Montblanc importante caso antipiratería