Opinión

Recortón a la propaganda partidista

Nunca como ahora la frase de “más vale tarde que nunca” se convirtió en feliz realidad. Resulta que el Instituto Nacional Electoral por fin anunció que se acabarán los programas soporíferos de cinco minutos que se les concedían a los partidos en tiempos oficiales de la radio y la televisión para su propaganda política.

Aunque nunca hubo una consulta popular que lo respaldara, todo fue a chaleco, los partidos se servían con la cuchara grande y en nombre de la democracia, recetaban al respetable algo que estaba entre documentales, clips y soliloquios, y que se perdían en la indiferencia del público cautivo.

Haga memoria y diga sinceramente si recuerda alguno de esos programas. Usted y nosotros sabemos que los promocionales eran muy malos y el único recurso a la mano era cambiar de canal.

La noticia es que los espots de las campañas durarán ahora 30 segundos. Pero bien podrían, los consejeros que encabeza Lorenzo Córdova, cabildear con los partidos y hacernos otra rebajita y dejarnos los espots en 10 segundos, porque para lo que algunos dicen les sobra tiempo. ¿Qué no?

Selfies fuera de foco

Faltan todavía dos meses para que el INE dé el banderazo de arranque a los comicios de 2015 y los partidos andan con tremendas preocupaciones.

Al PRD de los Chuchos ya comenzaron a moverle el tapete personajes inolvidables como Marcelo Ebrard, quien parece que comenzó a pintarse de anaranjado, aunque ya dijo que no se va.

En el PAN todos los días crecen las presiones internas de los calderonistas que están más que apuntados para reclamar parcelas en las candidaturas para las diputaciones federales y en un descuido para gubernaturas como las de Querétaro y Nuevo León, aunque en el pasado reciente hayan perdido las plazas.

En el PRI el que se mueva nomás no saldrá en la selfie, o quedará fuera de foco. Al menos hasta que se aprueben las reformas en el Congreso.