Opinión

Reconstrucción transparente

 
1
 

 

sismo

Los trágicos eventos que se suscitaron en el país los pasados 7 y 19 de septiembre mostraron la imperiosa necesidad de poner en marcha más y mejores dinámicas de colaboración entre sociedad y gobierno. La simbiosis que debe distinguir la relación de ambos actores dentro de una democracia como la nuestra puede afianzarse a través de la ejecución de medidas de transparencia, normativas y proactivas, que permitan, ulteriormente, que la reconstrucción no sea sólo de piedras y fierros, sino también de lazos y valores sociales.

Conociendo de esto último, como organismo autónomo y coordinador del Sistema Nacional de Transparencia (SNT), en el INAI estamos impulsando 13 medidas y acciones relacionadas con los derechos tutelados para abonar a un acercamiento claro y oportuno entre la sociedad y el gobierno, factor esencial en la reconstrucción nacional. Si bien su detalle puede consultarse en la página web del Instituto (www.inai.org.mx), ofrezco a continuación algunos puntos destacados.

Partiría de establecer que uno de los objetivos principales que buscamos es el crear una política pública transversal de transparencia que brinde certeza del apego estricto a derecho en la conducta de las autoridades en cuanto al manejo de los fondos para la reconstrucción.

Proponemos, entre otras medidas, que autoridades en los tres órdenes de gobierno pongan toda la información relacionada con los sucesos del 7 y 19 a disposición del público, de manera homologada. Esta información, por cierto, debe ser considerada en todo momento del interés público dada la emergencia que atiende y debe poder ser monitoreada con instrumentos tales como semáforos de avance para conocer, por ejemplo, el destino de recursos de partidas presupuestales reasignados con la finalidad de paliar o subsanar asuntos relacionados a los sismos.

Para contribuir a la calidad de los datos brindados a la sociedad consideramos que estos deben ser presentados en formatos abiertos, y facilitar así su uso, consulta y manipulación por los afectados o por los miembros de la sociedad en general. Abiertas igualmente proponemos que sean las contrataciones que haga el gobierno dirigidas a labores de rehabilitación y reconstrucción. Con ello, sociedad y autoridades, estaremos en condición de acotar oportunidades de corrupción o manejos opacos al respecto al facilitar la denuncia de cualquier irregularidad.

Por otra parte, estamos comprometidos como Instituto, y así lo queremos también impulsar en el SNT, a apoyar a la población que requiera recuperar información personal, a través de asesorías prioritarias relacionadas con los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de datos personales.

Estas acciones han comenzado a aterrizarse de manera puntual.

Ejemplo de ello y materia merecedora de un sincero reconocimiento es el ejercicio de transparencia proactiva “Fuerza México”, una iniciativa creada recientemente a instancias del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) encabezado por Juan Pablo Castañón, con el apoyo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. El fin que persigue es el publicar, bajo normas y principios exigibles al sector público, el destino de las donaciones que realicen las empresas con motivo de los sismos, para permitir su auditoría y seguimiento.

Justamente el INAI firmó hace unos días un convenio con el CCE para asesorarlos en el establecimiento del proceso de transparencia requerida. Con ello el sector empresarial actúa con responsabilidad social al reconocerse, no exclusivamente como generador de capital, sino como actor relevante del entramado social, que exige la suma de voluntades de todos para mejorar.

Otro ejemplo: el día de ayer, la Secretaría de la Función Pública, atendiendo uno de los 13 puntos que impulsó el INAI, lanzó una plataforma para la denuncia de hechos de corrupción derivados de los sismos del 7 y del 19, a la cual se puede acceder aquí. 

Con todo, luego de los lamentables sucesos, se nos abre una oportunidad como país que conviene no dejar pasar. La transparencia y rendición de cuentas, obligatoria y voluntaria, son claves para mejorar nuestro futuro y comenzar esa reconstrucción de valores sociales que tanto urge. 

*La autora es Comisionada del INAI

Twitter: @XimenaPuente

También te puede interesar:
La transparencia sin velo
Razones para avanzar hacia la Ley General de Archivos
Informar fortalece a las instituciones