Opinión

Recluso entra y sale de cárcel de máxima seguridad a placer

 
1
 

 

Activo Saludable

Con las manos libres y sin ningún escolta que lo esté vigilando, un reo va y viene todos los días a la misma hora, tiene una misión: limpiar su sangre.

No se trata de ningún delincuente mexicano sino de un cortometraje holandés, historia verídica de un presidiario, que enfermo de los riñones, necesita ir todos los días al hospital a realizarse la diálisis peritoneal, tratamiento que lo mantiene vivo.

En la mayoría de los casos, las personas que necesitan diálisis peritoneal son aquellas que pasaron del sobrepeso a la obesidad y que de manera simultánea desarrollaron enfermedades como diabetes e hipertensión, entre otras, deterioro que en conjunto lesionó los riñones a tal grado que, o dejaron de funcionar, o trabajan insuficientemente.

Si los riñones no funcionan al 100 por ciento de su capacidad, se enferman los demás órganos del cuerpo humano, esto es porque al no poder filtrar totalmente la sangre, ésta circula con “mugre” que va dejando a su paso. Para empezar, contamina a venas y arterias, así se forma la placa ateroesclerótica; luego las impurezas lesionan a hígado, páncreas, bazo, entre otros, es decir, se provoca un caos sistémico.

La enfermedad renal es uno de los eslabones de la gran y pesada cadena que está asfixiando al sistema de salud mexicano, pues en la punta del iceberg sólo se ve a las personas “gorditas” y/o con diabetes pero no se hace énfasis en que una de las complicaciones directas y casi inmediatas es el daño a los riñones, el cual es irreversible.

Desde hace 11 años, cada segundo jueves de Marzo se conmemora el Día Mundial del Riñón y a diferencia de otros países, en México existen muchas organizaciones civiles dedicadas a la salud renal, todas ellas están agremiadas en la International Federation of Kidney Foundation.

Esta organización matriz se encarga de vincular a todas las agrupaciones del mundo con lo que además de intercambiar experiencias, comparten proyectos y conocimiento. Por ejemplo, la Fundación Holandesa del Riñón está desarrollando un riñón portátil, este proyecto promete revolucionar el tratamiento del paciente renal, pues facilita el procedimiento de la diálisis.

Aquí encontrarás más información del riñón portátil.

>