Opinión

Rechazando la realidad, pase lo que pase

 
1
 

 

Barack Obama

En estos días muchos estadounidenses viven en una realidad política alterna donde las afirmaciones más simples fundamentadas en hechos se topan con ira y escarnio.

Cuando señalé, al igual que muchos otros, que luego de que entrara en pleno vigor la Ley de servicio médico accesible, el crecimiento en el empleo ha sido el más rápido desde la década de 1990 (que es simplemente lo que dicen los datos del Buró de Estadísticas Laborales de Estados Unidos), recibí un bombardeo de correos electrónicos de gente que afirmaba que estoy loco o que soy un mentiroso.

Similarmente, pero por supuesto en una escala mucho más grande, mucho de lo que he estado viendo en las reacciones al último informe de gobierno del presidente Obama equivale a afirmar que sólo un imbécil o un periodista de tercera podría creer lo que dijo el Sr. Obama sobre la fortaleza de la economía de Estados Unidos respecto a otros países avanzados, cuando sólo se trata de un simple hecho. Aunque para llegar a eso, hay que suavizar una curva, una curva donde el promedio es arrastrado a la baja por el terrible desempeño de Europa.

¿Cómo se ve nuestro historial económico comparado con nuestro propio pasado? No muy bien, pero tampoco no muy mal.

El desempleo en Estados Unidos casi ha vuelto a sus niveles de antes de la crisis, pero eso se explica en parte por la caída de la participación de la fuerza laboral. ¿Qué le está pasando al ingreso de las familias?

Desafortunadamente, los datos del Buró de Censo sobre esos ingresos vienen con mucho retraso, pero Sentier Research ahora produce estimaciones mucho más oportunas (aquí: http://bit.ly/1RDlzU8). Lo que dicen es que luego de la severa caída, el ingreso familiar medio real también ha regresado más o menos a su nivel previo a la crisis.

El historial macroeconómico de Obama no consiste sólo de haber estabilizado la economía luego de una crisis aterradora; también ha presidido un crecimiento en el ingreso que, asumiendo que este año no tengamos otra recesión, habrá sido mejor que lo que hizo su predecesor.

También hemos visto una drástica reducción en el número de estadounidenses no asegurados. Entonces, mientras el ingreso ha permanecido estancado, la seguridad en el ingreso ha aumentado sustancialmente.

Twitter: @NYTimeskrugman

También te puede interesar:
El Partido Republicano ha ido demasiado lejos como para darse la vuelta ahora
La caída de Roma: poniendo las cosas en claro
Un proyecto dispendioso tiene prioridad sobre la salud pública