Opinión

Rechaza tajante la CDMX
el salario mísero vigente

 
1
 

 

¿Le caben los billetes a su cartera?

Ayer se cerró un convenio de colaboración conjunta entre la ASOCIACIÓN DE EMPRESARIOS DE IZTAPALAPA y FONDESO que encabeza VICTOR HUGO LOPEZ ARANDA. Invitado de honor, el Secretario de Desarrollo Económico de la Ciudad, Salomón Chertorivsky, hizo uso de la palabra durante una hora antes de la llegada de las preguntas.

Un auditorio conformado por empresarios aplaudió generosamente cuando marcó por enésima vez su voluntad y la del aparato administrativo al que pertenece por conseguir que el SALARIO MÍNIMO MEREZCA UN IMPULSO decidido para que comience a salir del espacio indignante que hoy ocupa y al que se le recluyó luego de más de tres décadas y media de políticas públicas deliberadas.

El auditorio, conformado en su gran mayoría por empresarios, le aplaudieron con entusiasmo su argumentación en favor de romper con el decreto que mantiene por más de 35 años los salarios mínimos bajos para privilegiar el resultado de la lucha anti inflacionaria. “Hemos sido claras víctimas de esas políticas equivocadas; la economía no crece y en parte podemos encontrar la respuesta a este problema en el castigo al ingreso mínimo”, señaló.

La CDMX, quinta parte de la economía nacional, cuarta sede industrial, residencia de cerca de medio millón de unidades económicas, una economía que así aislada sería más fuerte que el Perú, es sede también de una lucha que acabó siendo política por la falta de voluntad de una de las partes para analizar con seriedad el asunto del carácter miserable, indignante del salario mínimo en México que nos tiene como el país que, dentro de América Latina y el Caribe, paga peor.

Una ciudad que en este momento ejerce inversiones inmobiliarias (solo entre Lieja y la Glorieta de Colón) que superan las inversiones extranjeras que recibió la región del bajío en los pasados 15 años.

Ciudad que recibe de ATT inversiones por tres mil millones de dólares en banda ancha, donde Ericcson estableció un centro mundial de atención a clientes, y Cisco con centros que atiende al mundo desde México o el centro de investigación de PEPSICO en materia alimentaria.

Una ciudad que tiene en su territorio al 60 por ciento del sector financiero establecido en México y el 40 por ciento de la industria farmacéutica no puede quedarse con el insulto de pagar salarios de miseria como parte inicial de la banda de remuneración.

La CDMX no quita el dedo del renglón y lo recalca en el cinturón industrial más fuerte que le queda a la Capital del país. Ahí el funcionario, que también empresario, afirmó que, como hombre de la iniciativa privada, no le preocupa que suba el salario mínimo. “Es una vergüenza mundial que México pague esos salarios mínimos”.

Según el funcionario esa práctica ha lesionado la capacidad de crecimiento del país y ha fomentado la informalidad que ha encontrado en ese “giro económico” una manera de evitar los salarios que no ayudan a salir de la pobreza a quien lo percibe.

Nueve de cada 10 trabajadores en la CDMX ganan menos de cinco salarios mínimos ($10,200.00) y 36 por ciento de los trabajadores formales de jornada completa, de la CDMX, la más grande del país, ganan menos de dos salarios mínimos y regresan a sus casas con la certeza de que no podrán salir del nivel de vida que llevan con el salario que perciben legal y honestamente.

No es el salario mínimo producto de la oferta y la demanda sino producto de un decreto político que privilegio de esa manera el combate a la inflación sobre la pobreza de sus trabajadores y por eso, la CDMX, está arriba en esa pelea a la que rehúye el Gobierno Federal. Ya ni para discutir civilizadamente les alcanza.

Twitter:@ETORREBLANCAJ

Correo:direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:

Pymes mexicanas también están hartas de la laxitud

Pyme mexicana crea el ya mundialmente famoso aerothon

Qué ganas de pelear de las Pymes