Opinión

Rebajas de abril

 
1
 

 

Santago Chepi, candidato a diputado federal por Morena

Las ofertas de la temporada electoral le ponen los pelos de punta a Gil. Todo al dos por uno, 50 por ciento de descuento, cómodas mensualidades, compre dos y llévese gratis el tercero. Le ha tocado su turno en los días que corren a Liópez. Sus ofertas retumban en el almacén de nuestra vida pública.

Gil lo leyó en su periódico Milenio. Durante los mítines que realizó en la ciudad de México, concentraciones que no son otra cosa que el inicio informal de su campaña a la presidencia, Liópez se despachó con el cucharón del puchero. Primero que nada y desde luego anulación definitiva de todas las reformas aprobadas en el Congreso. Esa es historia vieja, dirán la lectora y el lector; correcto, y que le dicen a Gilga de esto: Morena no permitirá la construcción del aeropuerto, “no vamos a aceptar que se cierre el actual, si se quiere uno nuevo, que se haga en Tizayuca, ahí no hay invasión del espacio aéreo (…) se quieren quedar con las hectáreas”. No se diga más, a Tizayuca si Morena gana la mayoría en la Asamblea Legislativa.

A mitad de precio

Más ofertas, todo a mitad de precio. Recontratación de los trabajadores de Mexicana y de los electricistas. Todos a sus puestos. Martí Batres al micrófono: “en el caso de los electricistas la alternativa más práctica y desde el punto de vista formal, la más viable, es que el patrón sustituto, en este caso la Comisión Federal de Electricidad, contrate a todos estos trabajadores. Haríamos un acto de justicia. Ellos sufrieron injusticias”. Sí, que se les recontrate y de paso que cada uno traiga a cinco amigos para darles trabajo, así disminuirá de golpe el desempleo. ¿Cómo la ven? Sin albur.

Mil meses sin intereses

Aquí va un ofertón de esos que nunca más se vuelven a ver en almacenes de reconocido prestigio. Dice Liópez: “cuando Morena triunfe habrá cien por ciento de inscripción a todos los jóvenes que quieran estudiar en las universidades públicas”. Estas son promesas y no pedazos. Todos los jóvenes, oyó usted bien, todos, podrán estudiar en la universidad. El corazón simple de Gamés pregunta al viento: ¿y cuántas universidades tendrán que crear para todos los jóvenes?, ¿y con qué dinero? Anjá, ya se ve desde lejos venir a los siete jinetes del neoliberalismo, uno de ellos, la educación privada. No sólo se quieren quedar con las hectáreas del aeropuerto viejo, también pretenden adueñarse de la educación.

En resumen: anular las reformas, entrada libre a la UNAM para todos los jóvenes, recontratación de todos los miembros del SME y de Mexicana, aeropuerto nuevo en Tizayuca (“se quieren quedar con las hectáreas”). Bien visto tampoco son la gran cosa las ofertas de Morena y Liópez, la verdad. Si Gil triunfara en las elecciones regalaría edificios altos a los más pobres, al pueblo bueno le permitiría entrar a los bancos para recibir dinero gratuito, hasta 200 mil, no más; a los ricos les daría carretas jaladas por burros y a los pobres coches del año, para que vean lo que se siente. Si Gil triunfara en las elecciones, de inmediato crearía doscientas universidades para que a nadie faltara la educación superior. Bueno, trescientas universidades, no se diga más. A los rectores de esas universidades Gilga los reclutaría entre las mentes más brillantes de la CNTE. Se necesitan muchos rectores, si usted sabe de alguno, comuníquese a esta página del fondo. Todo esto ocurriría si Gil triunfara en la elección, pero ya se sabe, otro jinete del neoliberalismo avanza a lo lejos, se llama fraude electoral.

Vueltas que da la vida, como diría la extinta madre de Gamés. Los dirigentes del PRD le exigen a Liópez que acepte los resultados. Gil lo leyó en su periódico La Razón. Navarrete acusa a Liópez de “recurrir a una cantaleta muy trillada. Le encanta tirarse al piso. 'Si no gano es porque me ganaron a la mala y por fraude', ¿les suena eso?”, dijo Navarrete. Cómo no le va a sonar a Gamés, si es exactamente lo que decía Carlos Navarrete por órdenes de Liópez: “manipularon la voluntad popular”. Y qué tal Zambrano en 2012, después de la elección: “hemos venido aquí a demandar justicia, convencidos de los alegatos, porque tienen suficiente fundamento y, por lo tanto, es posible pedir que se anule e invalide la elección y se llame a elecciones extraordinarias, contempladas en el sistema jurídico constitucional”. Ah, cuántas vidas da la vuelta, o como se diga. En fon.

La máxima de Churchill espetó dentro del ático de las frases célebres: “La imaginación consuela a los hombres de lo que no pueden ser. El humor los consuela de lo que son”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Letras comprometidas
Ahí se ven
Mundo raro