Opinión

¿Realmente necesitas un título universitario para ser emprendedor?

 
Envíale tu pregunta a Richard Branson
1
 

 

¿Realmente necesitas un título universitario para ser emprendedor?

Pregunta: Me preguntaba cuál es su opinión sobre si es necesario obtener un título universitario antes de convertirse en emprendedor. Digamos que tiene 20 años de edad y el emprendimiento es su llamado, pero sus padres quieren que vaya a la escuela primero. ¿Piensa que obtener un título de licenciatura, o incluso un título de educación técnica, vale la pena el tiempo y el esfuerzo?

—Dillon Cortez.

El simple hecho es que todos los emprendedores cometen errores; y uno tiende a cometer muchos cuando está empezando

Respuesta: Esta es una pregunta interesante, Dillon, y una que los jóvenes me hacen a menudo. Dado el mercado laboral mundial rápidamente cambiante, el creciente costo de la educación superior y el interés cada vez mayor en el emprendimiento en el mundo, tu pregunta es importante para cualquier que esté pensando en iniciar un negocio.

Si no estás seguro sobre si deberías ir a la universidad, quizá sea en parte porque el valor de un título parece estar declinando. Como el mercado laboral está cambiando muy rápidamente, los empleadores favorecen cada vez más la experiencia en el trabajo por encima de las certificaciones formales. Un título en administración quizá no ofrezca el tipo de seguridad que la gente acostumbraba esperar.

Ir a la universidad es la elección correcta si estás buscando convertirte en científico, arquitecto o doctor. Un programa de estudio en uno de esos campos es preparación esencial, aunque no dejas de aprender después de obtener el título; mi hija, Holly, quien estudió medicina, es un gran ejemplo.

Casi todas las habilidades de un emprendedor deben aprenderse en el trabajo, a través de la experiencia personal. Probablemente sabes que Steve Jobs, Michael Dell, Bill Gates y Mark Zuckerberg desertaron de la escuela y, en su lugar, se pusieron a trabajar en la fundación de sus exitosas empresas. Nadie cuestionaría si cualquiera de esos emprendedores es capaz de dirigir un negocio. No desarrollaron sus enfoques únicos e imperiosos hacia la innovación y el liderazgo disruptivos leyendo un libro de texto, sino viviendo la emoción, el temor y las noches insomnes que conlleva ser emprendedor.

Eso no quiere decir que no existan algunos grandiosos líderes de negocios que tienen maestrías en administración, pero a mí me parece innecesario. No importa cuánto se estudie el arte de los negocios o se analicen las estrategias de emprendedores famosos, nada puede prepararte para la odisea de dirigir un negocio.

El simple hecho es que todos los emprendedores cometen errores; y uno tiende a cometer muchos cuando está empezando. Desde un punto de vista práctico, es mejor pasar por ese proceso de aprendizaje cuando se es más joven y se tiene menos que perder. Acumular decenas de miles de dólares en deudas de préstamos estudiantiles antes de que siquiera empieces pone límites a tu libertad para lanzar un negocio.

Nuestro equipo en Virgin nunca ha estado de acuerdo con la idea de alentar a los jóvenes que tienen ambiciones emprendedoras a partir a la universidad y acumular deuda cuando esa evidentemente no es su mejor opción. Siempre hemos sentido que había una mejor manera de hacer las cosas.

Hace unos años cabildeamos ante el gobierno británico para lanzar el programa nacional StartUp Loans para ofrecer financiamiento para los jóvenes emprendedores. El gobierno fue receptivo ante la idea y, ahora, a través de socios como nuestra propia organización sin fines de lucro Virgin StartUp, los jóvenes en Gran Bretaña tienen una opción: pueden seguir la ruta tradicional y tomar un préstamo para ir a la universidad, o pueden tomar un préstamo y lanzar un negocio; con asesoría de la red de mentores expertos de Virgin StartUp. Los resultados han sido maravillosos. Desde que Virgin StartUp fue fundada en 2013, se han distribuido más de mil préstamos, por un total de 12 millones de libras esterlinas o unos 16 millones de dólares.

Programas como ese tienden una mano de ayuda a la nueva generación de emprendedores permitiendo a la gente convertir en realidad sus asombrosas ideas. Y la investigación demuestra que por cada libra esterlina que se presta para una empresa emergente, se regresan otras tres libras esterlinas a la economía. Dar opciones a los emprendedores tiene sentido financiero para nuestras comunidades y nuestra sociedad.

Si decides lanzar una empresa emergente en vez de ir a la universidad, eso no significa que te estés cerrando al aprendizaje y el desarrollo personal. Simplemente significa que los encontrarás en lugares diferentes. Encuentra un mentor y empieza a trabajar en lanzar tu empresa emergente, y ya estarás en los negocios. Ningún estudio universitario puede igualar el que enfrentes los problemas del mundo real tú mismo, con asesoría de un líder de negocios que conozca la industria; alguien que pueda ayudarte a encontrar soluciones aprovechando su experiencia única.

Dillon, cuando se trata de iniciar una carrera en los negocios, no hay mejor momento que el presente. Habla con tus padres, comparte tus inquietudes con ellos, cuéntales tu plan, y quizá estén de acuerdo en que el camino del emprendedor es el mejor para ti.

SE VALE EVITAR LA CARRERA

Te comparto algunas razones por la cuales convertirte en emprendedor en ocasiones es una mejor opción que asistir a la universidad.

El mercado laboral cambiante: Un título en administración quizá no ofrezca el tipo de seguridad que ofrecía antes.

Lecciones tempranas: Si tu idea de negocios fracasa, es mejor que fracase pronto, antes de que hayas tomado miles en préstamos estudiantiles o tengas una familia que dependa de ti.

Postergación: Sólo porque estés optando por iniciar un negocio ahora no significa que necesariamente nunca vayas a completar una educación académica.

Twitter: @richardbranson

También te puede interesar:
¿El emprendimiento es parte de tu destino?
Libérate del cubículo
¿Buscas un mentor para tu negocio?, alza la voz