Opinión

6 razones para hacer la reforma energética

19 marzo 2013 10:10

 
 
Realizar una reforma energética ha dejado de ser una opción para México. Si no se hace, estaremos gestando una gran crisis para los próximos años.
 
Le enlisto 6 resultados que conducen a que sea indispensable transformar y modernizar a Pemex:
 
1) Las reservas probadas de petróleo de México se encuentran estancadas y en niveles muy por debajo de los que tuvimos hace una década. Entre el fin de 2011 (el año al que llegaron a su punto más bajo) y el pasado 17 de marzo, hubo crecimiento, pero sólo fue de 0.5%, equiparable a 72 millones de barriles.
 
Sin embargo, si la comparación se hace contra el cierre de 2002, tenemos una caída de 36.6%. Es cierto que en los últimos 2 años se logró que la tasa de reposición de las reservas fuera de 100%. Sin embargo, si aumenta nuevamente la producción de crudo, volveremos a tener una caída de las reservas, que, al ritmo de extracción del año pasado, se terminarían en 2028.
 
2) La producción diaria de petróleo crudo ascendió el año pasado a un promedio de 2 millones 548,000 barriles diarios. Esta cifra resultó prácticamente igual a la de 2011, pero es inferior en 19.8% a la de una década atrás, y está por abajo en 24% del máximo histórico, que se alcanzó en 2004. El agotamiento gradual de Cantarell y la ausencia de nuevos campos que reemplacen su producción son la explicación de este declive.
 
3) Las exportaciones de petróleo crudo fueron en 2012 inferiores en 6.1% a las de 2011, medidas en volumen, y están 32% por abajo respecto al nivel máximo que se obtuvo en esta década, en 2003. Sin embargo, el aumento de los precios del crudo ha permitido que su valor no se desplome. Llegó en 2012 a 52,019 millones de dólares, cifra que está muy por arriba de los 18,437 millones que se obtuvieron en 2003.
 
4) La producción industrial de Pemex no ha crecido en los últimos años. En 2012, la producción de petrolíferos fue de un millón 404,000 barriles por día, una cifra que resulta 8% inferior a la registrada en 2009. En específico, en gasolinas, la producción del año pasado estuvo 11% por debajo de lo registrado en 2009.
 
5) Las finanzas de Pemex son un desastre. La combinación de pagos elevados de derechos a la Federación con resultados muy negativos en filiales como Pemex Refinación, han conducido a que en el último lustro tenga pérdidas acumuladas por 340,000 millones de pesos. En ese lapso, sólo en 2012 tuvo una leve utilidad, de cerca de 5,000 millones de pesos; en el resto de los años, siempre se presentaron pérdidas.
 
6) Los ingresos por exportaciones de petróleo crudo crecieron en los últimos 10 años 3.9 veces y llegaron a 52,020 millones de dólares el año pasado. Sin embargo, las importaciones, sobre todo de petrolíferos y productos petroquímicos, crecieron 9.3 veces en el mismo lapso, quedando en 31,025 millones de dólares el año pasado.
 
Si se mantuvieran los mismos ritmos de crecimiento, para 2022 México ya sería un importador neto de hidrocarburos y tendría un déficit de 8,000 millones de dólares.
 
Esta lista se podría alargar mucho más. La realidad es que los gobiernos de Ernesto Zedillo y Vicente Fox redujeron fuertemente las inversiones en Pemex. Y aunque en el sexenio de Felipe Calderón crecieron nuevamente, sus resultados son escasos, aun con la camisa de fuerza que tiene la empresa se hace muy difícil operarla exitosamente.
 
Si no prospera la reforma energética, se va a heredar un Pemex sin viabilidad para 2018.
 
enrique.quintana@elfinanciero.com.mx