'Bufalada' riesgosa
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Bufalada' riesgosa

COMPARTIR

···

'Bufalada' riesgosa

30/10/2017
1
  

   

Meade y Peña Nieto. (Cuartoscuro)
,

Si por multitudes y aplausos de apoyo se tratara, José Antonio Meade sería el candidato del PRI a la presidencia. La 'bufalada' priista, tan poco recta de la espalda cuando interpretan como línea los pensamientos desconocidos de su jefe en turno, el presidente Enrique Peña Nieto en la actualidad, ha visto sumar adeptos detrás de Meade a personajes como Claudio X. González Laporte, a quien los subalternos del secretario de Hacienda han inundado con auditorías a sus oscuros negocios, y al expresidente Vicente Fox, cuyo centro para promover liderazgos en Guanajuato recibe apoyo federal. Ellos ven a Meade como el próximo ungido, y Meade está actuando como si sólo le faltara cruzar el umbral de esa puerta.

Su equipo de comunicación está empeñado en elevar su presencia en las redes sociales, y ha inyectado sin cuidado recursos a plataformas como Facebook, para artificialmente mostrar conocimiento de su persona y popularidad. También está acercándose a consejos editoriales y a periodistas para intercambiar puntos de vista, aunque restringido a temas hacendarios para evitar, ante cualquier filtración, dar una imagen que pueda perjudicarlo. Meade sabe que en estos momentos cualquier acto público fuera de lo oficial, cualquier gesto y declaración, puede ser contraproducente. Sus acciones personales están en el límite de la prudencia, cuando las coyunturas le han favorecido notablemente.

Es el secretario de Estado de mayor exposición en las últimas semanas. Muchas obedecen a la naturaleza de su trabajo, que lo ha llevado a ser protagonista en tres eventos importantes, el de la reconstrucción de centro y sur tras los sismos de septiembre –le compete la ingeniería financiera para los apoyos–, el paquete de estímulos de las Zonas Económicas Especiales, y el Presupuesto. Las luces han estado sobre él de manera natural, y ha contado con las muestras de apoyo y calidez por parte de Peña Nieto, con el antecoro de los grupos empresariales que lanzan loas a Meade y expresan abiertamente su deseo de que sea el sucesor.

Los respaldos públicos se multiplican a favor de Meade, que es visto también por sus opositores y en los medios de comunicación como el inevitable para la candidatura presidencial del PRI. Son tantas las expresiones de apoyo para que sea candidato, que conforman una presión pública, quizás involuntariamente articulada, para que el presidente tome una decisión definitiva a su favor. El presidente deja que todo fluya. Esto levanta muchas suspicacias para quien ha observado a lo largo de los años la manera como procesa las presiones Peña Nieto.

Quien mejor lo interpretó fue Aurelio Nuño, cuando era jefe de la Oficina de la Presidencia, quien en medio de una crisis social, política y económica por las reformas, decía en las reuniones de staff que vivían una tormenta perfecta, que, sin embargo, no dejaba de ser una tormenta que pasaría. Nuño confirmó esa racional en una entrevista con el diario madrileño El País, a finales de 2014, donde aseguró que la opinión pública no les modificaría el rumbo escogido. “Vamos a tener paciencia en este ciclo nuevo de reformas”, dijo. “No vamos a ceder aunque la plaza pública pida sangre y espectáculo, ni a saciar el gusto de los articulistas. Serán las instituciones las que nos saquen de la crisis, no las bravuconadas”. Lo que dijo es lo que hizo Peña Nieto, quien no se ha salido, hasta ahora, del libreto político y electoral de su administración.

Peña Nieto ha probado ser refractario a las presiones de la opinión pública, y es un político que cuando se ha tratado de mover sus piezas, particularmente las electorales, es una tumba. Juega con señales falsas que han malinterpretado incluso quienes mejor lo conocen, y con declaraciones ambiguas que pueden tener distintas interpretaciones, que distraen y confunden. Él repite en privado que engaña con la verdad, por lo que si uno se atiene a su dicho, Meade no sería su candidato, sino alguien más de su gabinete. La inclinación hacia el secretario es notoria, pero la última vez que se le escuchó decir su frase de tahúr, Meade no estaba en el escenario electoral.

¿Será acaso el secretario de Hacienda un señuelo? Con Peña Nieto, todo puede suceder. Pero en cuanto a Meade, su trabajo por conquistar la candidatura, tejido semanalmente en reuniones cerradas en lugares privados, su convicción es construir su futuro político y qué necesitará para lograrlo, no que se trata de una pieza que será sacrificada en función de los intereses de Peña Nieto. Meade tiene un gran equipaje para ser candidato e, incluso, para ser presidente si uno lo compara a varios de quienes han llegado a Los Pinos. Sin embargo, en los partidos políticos, especialmente en el PRI, la meritocracia no es el nombre del juego.

Por ello, la suspicacia de la inacción del presidente por frenar la 'bufalada' llama la atención. A Peña Nieto le sirve. Por un lado, se construye una alianza de electores para alguien que no es priista, y por el otro, es un distractor para cuidar a quien sea su tapado. Imposible saber qué piensa su jefe. Lo que se ve es a Meade en todas las fotografías de 2018, saturando los espacios y forzando un resultado. Este no es un modelo que haya usado Peña Nieto. Meade tendría que revaluar lo que está haciendo y en dónde se está excediendo, para evitar la sorpresa de haber sido un aspirante útil cuya aspiración presidencial quedó truncada por la bufalada.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
Secretos de un asesinato
Un Pétrus para el fiscal
No hay muerto malo

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.