Contra Trump, lectura obligada de Jorge Volpi
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Contra Trump, lectura obligada de Jorge Volpi

COMPARTIR

···

Contra Trump, lectura obligada de Jorge Volpi

27/10/2017
1
 

 

Trump
,

La calamidad es recurrente y pareciera que apenas comenzamos a saber cómo atenuarla, cuando debió ser una prioridad. Cual adolescente obnubila por su juguete, en Twitter el hombre más poderoso del planeta se recrea con los cinco continentes y en forma especial con nosotros, los mexicanos. Bien acierta Jorge Volpi cuando escribe que el primer obstáculo que tiene ese individuo para “recrear la grandeza de Estados Unidos”, es México. Estamos ante una amenaza sin paliativos. Una catástrofe para el futuro.

De poco sirve que empresas del tamaño de Ford, General Motors y Toyota, ubicadas en territorio yanqui, se rebelen y pidan no salir del TLC; de igual modo, los bancos más emblemáticos y las aseguradoras más fuertes le indican a su Congreso que eso –salir del TLC– será un mal negocio. Textileras, grupos de productores, lo mismo que de hortalizas o de muebles, exclaman quejándose por lo mismo. El hombre, very, very bad hombre, está decidido, al igual que crear un muro de la ignominia. No busquemos paliativos, en términos de Volpi él es:

“Un racista y un xenófobo.

“Un machista y un misógino.

“Un cínico y un ignorante.

“Un ególatra que jamás se disculpó por los insultos y amenazas que lanzó a diestra y siniestra.

“Un comediante marrullero y perverso que supo atizar el rencor y el pánico.

“Un sinvergüenza que nunca ocultó su desdén hacia la misma democracia que lo ha llevado a la Casa Blanca… lo que tenemos que hacer todos los habitantes conscientes del planeta es oponernos a él en todo instante.

“México y los mexicanos no habíamos sufrido una amenaza tan grande desde la expropiación petrolera”.

Y en otro párrafo se extiende sobre algo que resulta esclarecedor:

“El problema, diría Broch, no radica en Trump mismo, sino en la cultura cívica que propició su aparición y en el ambiente mediático que auspició su deriva. Es ahí donde quizá se esconda el huevo de la serpiente, del ‘trumpismo’, en un Partido Republicano que, al menos desde la época de Bill Clinton, se rindió a los ataques personales como principal estrategia política en un GOP cuyo discurso se modeló a partir de los radicales del Tea Party, con su odio a los extranjeros y al Estado; a una prensa de derecha dispuesta a lo que fuera con tal de sobajar a los Clinton o a Obama y unas élites que, a fin de conservar el poder, permitieron que una mezcla extrema de individualismo y religiosidad básica nublara cualquier vestigio de razón”.

¿Qué podemos hacer ante sus bravatas y, concretamente, ante lo que como estrategia o realidad plantea: salir del TLC y otras medidas contra migrantes, connacionales de diverso grado, nacidos aquí, allá, hijos de mexiconorteamericanos, y otros etcéteras?

Debemos crear consciencia del peligro en todo el territorio y muy especialmente en tener respuestas rápidas ante nuestras manchas rojas y negras: entre las primeras, abatimiento de la violencia, la injusticia, la corrupción, violación de los derechos humanos. Entre las segundas, educación de calidad; vinculación de universidades, institutos y centros técnicos con las empresas; salarios dignos; apoyo a la investigación y la cultura; respeto a las mujeres, y más y más hasta tener una sociedad de ciudadanos responsables, conscientes y capaces de enfrentar los retos venideros. Para todo lo anterior, debemos dejar atrás a empresarios, funcionarios y políticos sinvergüenzas ocupados en medrar y hacer fortunas. He ahí nuestro talón de Aquiles, el flanco que ofrece mayores debilidades y propiciatorio de los ataques de la bestia norteamericana; no es casual que Trump se cebe en exactamente lo mismo que él es: tramposo, abusador, insaciable y arrogante.

Nuestra situación, aunque no se quiera admitir, es de extrema vulnerabilidad, y nuestra respuesta como nación deberá ser permanente y hacer acopio de fuerza ante la falta de conocimiento, sensibilidad, diplomacia y respeto a la vida que tiene, como lo llamó el senador republicano Flake apenas anteayer: “Un imbécil que no merece estar en nuestro partido”.

Bien dice Volpi: “Lo que nos queda es la resistencia”. 

,

Correo: info@raulcremoux.mx

Twitter: @RaulCremoux

También te puede interesar:
Videgaray, muy cerca del cielo
La frágil y estrecha libertad de nosotros los periodistas
Cachos de insensibilidad

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.