Claudia, heredera de AMLO
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Claudia, heredera de AMLO

COMPARTIR

···

Claudia, heredera de AMLO

07/12/2018
Actualización 07/12/2018 - 15:13

Nunca han ocultado su mutua cercanía y confianza, tanta que cuando fue secretaria del Medio Ambiente, Claudia se dedicó a realizar lo que fue la punta de lanza que llevaría al jefe de Gobierno del DF, López Obrador, a encumbrarse como candidato del PRD a la presidencia; concretamente, el segundo piso del Periférico. Obra cuyo costo sigue sin revelarse, y sólo a través de cálculos comparativos se estima en ocho mil 500 millones de pesos, ¿es correcto ingeniero José María Riobóo?

Primero como aspirante, luego como candidata y finalmente como jefa de Gobierno, la señora Sheinbaum sigue fielmente los pasos de su amigo y protector. La desaparición del cuerpo de granaderos equivale a enviar al Estado Mayor Presidencial a los cuarteles; la venta del avión se equipara a quitar los dobles ventanales contra el ruido en las oficinas en que Claudia despachará. Comisión de la Verdad para desmentir la versión histórica sobre los 43 de Ayotzinapa, es igual a finalizar con el caso de 17 niños y tres profesores muertos en el caso Rébsamen. ¿Terminar con la corrupción? Ese también es un propósito ya anunciado. Eliminar los seguros de gastos médicos con los funcionarios federales, igual en el gobierno de la capital. Cero compra de autos nuevos al igual que lo dictado por el jefe del Ejecutivo. Y la lista podría continuar. Lo relevante es a lo que se enfrenta la nueva jefa de Gobierno.

Sólo el año pasado, la Ciudad de México rebasó el récord de asesinatos, con mil 115, y los datos iniciales de 2018 indican que se superará la cifra. Los asaltos con violencia se han incrementado en 22 por ciento, así como los robos a casa habitación. Las encuestas serias señalan que ocho de cada 10 habitantes se sienten inseguros; el 72 por ciento califican al tráfico como un infierno y la contaminación acorta la vida de niños y ancianos cada año, sin hablar de las enfermedades y alergias que provoca. Las denuncias sólo se hacen para tratar de cobrar los seguros en caso de que los haya, pues según datos oficiales sólo se investiga el dos por ciento. Las banquetas de la ciudad han desaparecido para dar lugar a filas de changarros de todo tipo. La maraña de cables sobre nuestras cabezas cada día ensombrece más y más la ciudad, y podemos asegurar que no hay calle, avenida o segundo piso que no tenga baches, topes o rajaduras en el pavimento.

Tlalpan, delegación, hoy alcaldía, en que Claudia fue titular, dejó de ser un espacio tranquilo para caminar, y a cambio de ello, las comisiones (moches) para construir, ya sea una barda o un edificio, tuvieron aumentos escandalosos. Tenemos derecho a preguntarnos, esas prácticas se darán en toda la ciudad o fueron desconocidas para una persona a la que AMLO considera recta y honesta.

En su toma del cargo, la ya jefa de Gobierno nos dijo: “En los últimos años vivimos el abandono del servicio público y la democracia; se estableció un modelo de desarrollo urbano desigual que privilegió la ganancia inmobiliaria sobre el interés público, que ahondó las desigualdades; un gobierno que se dedicó al espionaje político, privilegió el interés clientelar y de grupos por encima de los derechos humanos, que utilizó la fuerza para reprimir al pueblo y regresó la corrupción”.

Este párrafo exige atención especial. ¿Se refiere en los últimos años a los gobiernos de Cuauhtémoc Cárdenas-Rosario Robles, AMLO, Marcelo Ebrard, Miguel Ángel Mancera, es decir a todos miembros de la izquierda o solamente al de Mancera?

Como sea, da la impresión de estar hablando de Maduro o Pinochet. Es necesario el deslinde, ya que se comprometió a “desarrollar una ciudad de derechos, que en sentido amplio es esencial para acortar desigualdades y proveer oportunidades de desarrollo para todos y todas”. Cierto, y lo menos que podemos esperar es un lenguaje de mayor precisión, ya que goza de una licenciatura en física y un doctorado en ingeniería energética.

Además, lo que podemos esperar radica en una ecuación donde sobresalga su vocación por llegar a resultados, como son todos aquellos que tienen que ver con la calidad de vida de los ciudadanos, educación, salud, espacios públicos, seguridad, servicios y libertad.

Tiene todo el apoyo para lograrlo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.