Opinión

Raúl Beyruti propone
dos pactos

1
 

 

Raúl Beyruti. (De Jefes)

Raúl Beyruti, presidente de GIN Group, conglomerado empresarial considerado como "el único en desarrollar una administración integral del capital humano", líder indiscutible en su ramo, propone al sector empresarial mexicano la celebración de dos pactos.

Uno de ellos para evitar que el incremento salarial al mínimo, considerado como insuficiente para cubrir las necesidades básicas en una familia mexicana, sea anulado por incrementos en los precios en el mercado.

El segundo de ellos para que las empresas en México se comprometan a realizar un esfuerzo especial y consistente de capacitación hacia la base trabajadora con la mira a potencializar el talento del activo principal de las empresas, incrementar de manera exponencial la productividad y establecer así las bases sólidas para un crecimiento sostenido de la economía mexicana que impacte favorablemente a todas las familias en el país.

Ayer representantes de las áreas principales del complejo empresarial de este mexicano, de sus empresas y sus sedes en varios puntos del territorio nacional -más de mil- desarrollaron una reunión de lo que fue calificado como un kick off de 2018 en el que crecerán a otras partes de América y específicamente hacia Estados Unidos e incrementarán su crecimiento del presente año, esperado en 26 por ciento.

Complejo empresarial que presta servicios a cuatro mil clientes, que en los pasados tres años suma crecimiento promedio anual de 26.6 por ciento (diez veces lo que crece la economía y más de seis veces la inflación esperada para 2017) que cerrará este año con una facturación superior a 26 mil millones de pesos con una administración de una nómina conjunta de más de 152 mil empleados y que ha establecido un especial cuidado en tener colaboradores con amplias y diversas posibilidades y apoyos para fortalecer e incrementar sus potenciales y talentos.

Esta empresa reinvierte en México el total de las utilidades obtenidas en un ciclo anual.

En el rango de la responsabilidad social, por ejemplo, sostiene 300 becas entre sus ocho mil colaboradores directos, lo que le representa al grupo una inversión de 10 millones de pesos mensuales.

Tienen el compromiso de que no haya nadie en su conglomerado total que no haya terminado la primaria, la secundaria o la preparatoria y promueven que quienes quieran estudiar o terminar sus estudios de licenciatura lo concreten y puedan posteriormente aspirar a grados de maestría o de doctorado.

Este grupo empresarial está seriamente comprometido con aportar para que el rezago educativo vaya descendiendo consistentemente. Las cifras oficiales marcan que en México hay 33 millones de mexicanos con rezago educativo: cuatro millones que no saben leer y escribir, nueve millones sin haber concluido la primaria y 16 millones sin haber terminado la secundaria y en edad de haberlo hecho.

Con apoyo de las autoridades federales y el reconocimiento a sus planes de estudio registrados, se da la oportunidad a que un trabajador que invierta 90 horas y luego de un examen obtenga el certificado de primaria, con 90 horas de estudio la secundaria y con 100 horas la preparatoria si reúne las características de edad que marcan las autoridades.

Este programa ha sido acreditado como parte de lo que establece como obligatorio la Ley Federal del Trabajo a las empresas y que muy lamentablemente no se cumple con conceder 40 horas anuales de capacitación obligatoria a los trabajadores.

En el terreno del compromiso con grupos vulnerables entregarán en enero 100 casas en estados que hayan sido afectados por los sismos de septiembre,  fundamentalmente en los estados de Morelos, Puebla y Estado de México.

De casas que cuestan 165 mil pesos han comprometido el aporte de 75 mil pesos mientras que el Fonden coloque los 90 mil restantes y esto permita mantener este esfuerzo de atención a quienes perdieron sus hogares por los desastres sísmicos.

Empresa ranqueada por revistas de negocio como la número 58 entre las 100 más importantes o la 470 entre las latinoamericanas asegura que en 2018 hará un esfuerzo consistente con la idea de mejorar las condiciones de sus trabajadores, de sus clientes y poder profundizar la idea de que el capital más importante del país está en el talento de su población.

De ahí el segundo pacto: no ceder a la tentación de bajar la guardia y fomentar de manera permanente y seria la capacitación del trabajador, lo que garantizará mejores resultados para la empresa, para el trabajador y sus familias pero también, y lo más importante, para México.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:

Pymes escriben a Santa Claus
¿Habrá en México plan B fiscal?
La industria prendaria 242 años después

Sign up for free