¡Es hoy!
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¡Es hoy!

COMPARTIR

···

¡Es hoy!

27/11/2018

En este país la tauromaquia siempre ha ocupado un lugar importante, no permitamos que siga siendo atacada por gente que no tiene la capacidad de entender y respetar. 

La cita es a las 11 horas en el Monumento a la Revolución, en la Ciudad de México, la marcha en defensa de nuestras tradiciones, que incluyen tauromaquia, jaripeos, rodeos, peleas de gallos y charrería. Organiza el movimiento Tradiciones Unidas por México A.C., convocamos todos los que amamos a México y estamos en contra de vivir bajo el yugo de las prohibiciones.

Te invito, conciudadano, a asistir a esta marcha, el momento que vivimos en México es clave y debemos todos abogar por nuestros derechos. Es una marcha pacífica, cultural y de orgullo por lo que somos como país. Grave será que se empiece a gobernar utilizando la prohibición.

La tauromaquia ha sido siempre blanco de ataques políticos, desde hace años. Siempre han habido políticos que dada su nula preparación y afán de contar con minutos de fama, se cuelgan de las tradiciones que hacen a México un país admirable para el resto del mundo, pero eso no lo ven estos mexicanos, ellos prefieren ser como otros países, de hecho países que nos admiran; estos políticos no lo ven, se avergüenzan de lo que somos, es evidente, todo es una maniobra política para seguir mamando de un presupuesto que se genera de los impuestos que pagamos los mexicanos que sí queremos que este país sea un mejor lugar para vivir, independientemente de quién gobierne, a lo que sólo llegaremos con respeto a la ley y a nuestros semejantes.

Alarmante es saber que en las Cámaras se encuentran personajes como el impresentable Chucho Sesma, del lamentable Partido Verde, conjunto de elementos fifís de verdad, hoy arrastrados a una ideología política contraria a su esencia, como lo es la de Morena, sólo para no desaparecer; lamentables unos y otros, pero ¿y México? ¿Su campo con más de 170 mil hectáreas en perfecto equilibrio ecológico gracias al toro bravo, sus vaqueros y familias? ¿Los más de dos mil empleos permanentes que genera la tauromaquia al año y los más de cinco mil millones de pesos anuales que genera en derrama económica legal, pagando impuestos y contribuyendo al crecimiento y engrandecimiento del país?

Miembros de la Cámara de Diputados, como Sergio Mayer (quien sigue perdido y confundido entre el Palacio de Bellas Artes y Palacio Nacional, y sin tener claro del todo la diferencia entre una biblioteca y una librería) o la terrible Nay Salvatori (Lady Chichi, diputada por el estado de Puebla que está empeñada en mostrar su intelecto y capacidad en redes), son sólo algunos de los distinguidos miembros de una clase política que sin saber cómo ni porqué, hoy ocupan un lugar “representando” a los mexicanos. Es tan brutal y dramática la ignorancia de estos personajes, que consideran que sólo tienen la obligación de responder a una mayoría de mexicanos, los que dieron su voto a Morena; yo les pregunto: ¿y los que no lo hicimos? ¿Ya no tenemos derechos ni obligaciones? ¿Ya no somos mexicanos dignos de ser escuchados?

No todos en las cámaras son como estos irrisibles personajes, existen políticos de carrera, gente preparada en leyes, comercio, economía, seguridad, salud, educación y deporte, que están ahí por vocación y por un profundo amor a México, gente de todos los partidos que no buscan likes ni seguidores en redes, lo que buscan es que todos los mexicanos vivamos mejor, poniendo mayor énfasis en nuestros hermanos más desfavorecidos y en situaciones extremas.

El gran reto es entender la diversidad de una sociedad polarizada, donde cabemos todos y todas las ideologías políticas, religiosas y culturales. La tauromaquia es una cultura a favor del bienestar animal, para muestra tenemos cómo vive el hato bravo en el campo —sí, aunque un porcentaje menor de este hato muera en la plaza—.

No es un tema de convencer o imponer argumentos, es un tema de simple respeto basado en la convivencia entre personas que ven la vida de modo distinto. En esta vida y en este país la tauromaquia siempre ha ocupado un lugar importante, no permitamos que siga siendo atacada por gente que además no tiene la capacidad de entender y respetar; lo que es más grave es que carecen de la vocación de trabajar en los problemas reales de nuestro país, sólo por poner un ejemplo, diputada Salvatori: ¿qué opinión le merece el tema de los huachicoleros en su estado? Si no sabe de qué le hablo, pregúntele a Mayer.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.